Tristeza y depresión: Diferencias y Signos clave para reconocerla

Imagen original Freepik

La tristeza y la depresión, a menudo entrelazadas pero distintas, son experiencias complejas que impactan la vida cotidiana de manera significativa. En este artículo, exploraremos detalladamente sus diferencias, características y causas, desentrañando cuánto tiempo perduran y cuándo es crucial buscar ayuda profesional. Analizaremos cómo estas emociones influyen en la rutina diaria y los tratamientos disponibles para abordarlas. Además, discutiremos estrategias preventivas y la importancia de comprender su naturaleza. ¿Puede la tristeza evolucionar hacia la depresión? ¿Cómo se relacionan y qué significa esto para la salud mental? Adéntrate en este viaje para descubrir la complejidad de estas emociones y su impacto en nuestras vidas.

¿Qué es la tristeza y cómo se diferencia de la depresión?

La tristeza es una respuesta emocional temporal y adaptativa a situaciones específicas, mientras que la depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por síntomas graves y persistentes que interfieren en la vida diaria. La tristeza es una emoción normal, mientras que la depresión es una afección médica que requiere tratamiento profesional.

¿Cuáles son las características de la tristeza?

La tristeza es una emoción funcional de duración determinada que nos informa de que hemos sufrido una pérdida, desilusión, decepción o angustia. Cuando decimos que es una emoción funcional, estamos haciendo referencia a que como todas las emociones, nos ayuda a adaptarnos a la situación que estamos viviendo después de esa pérdida que hemos sufrido  Puede servir como una señal de que necesitas cuidarte o hacer frente a situaciones difíciles en tu vida.

La tristeza se caracteriza por los siguientes factores:

  • Sentimiento de aflicción: La tristeza suele ir acompañada de un profundo sentimiento de dolor emocional por el cual las personas que la sufren pueden sentir una sensación de pesadez en el corazón o en el pecho.
  • Desánimo: La tristeza suele derivar en una falta de motivación y de energía que nos hace sentirnos apáticos y con falta de interés en las actividades cotidianas.
  • Llanto: Llorar es la forma más común de expresar la tristeza, ya que es una manera natural de liberar y aliviar la tensión emocional.
  • Sentimiento de soledad: La tristeza a menudo se asocia con una sensación de aislamiento y soledad, incluso cuando a tu alrededor hay mucha gente que te quiere y se interesa por ti.
  • Pensamientos negativos: En momentos de tristeza, las personas tienden a tener pensamientos negativos sobre sí mismas, sobre los demás y sobre el futuro. Pueden experimentar sentimientos de inutilidad, desesperanza y autocrítica.
  • Dificultad en la concentración: La tristeza suele afectar a la capacidad de concentración y toma de decisiones, por lo que las personas pueden sentirse distraídas o tener problemas para enfocarse incluso en tareas cotidianas.
  • Fatiga emocional: La tristeza puede ser emocionalmente agotadora, lo que nos puede llevar a tener dificultades a la hora de lidiar con el estrés y las tareas diarias por falta de energía.
  • Aumento de la sensibilidad: Las personas tienden a volverse más sensibles ante estímulos emocionales y pueden experimentar una mayor reactividad emocional a eventos y comentarios.

¿Cuáles son las características de la depresión?

La depresión es un trastorno cíclico disfuncional que aparece ante la pérdida de reforzadores o la incapacidad de sentir como algo placentero esas actividades que antes nos resultaban agradables. Es decir, la depresión es cíclica porque no tiene un principio y un fin como la tristeza, si no que tenemos que poner en marcha todo un mecanismo de cambio para poder acabar con ese estado de tristeza sostenida en el tiempo.

A continuación, se presentan alguno de los síntomas y  de las características psicológicas comunes asociadas con la depresión:

  • Sentimientos de tristeza y desesperanza: Las personas con depresión suelen experimentar una profunda tristeza que puede ser constante o intermitente. También pueden sentir una sensación de desesperanza con la creencia de que las cosas nunca mejorarán.
  • Pérdida de interés y placer: La personas pierden el interés por las actividades que antes disfrutaban, sienten que nada les da placer. Esto se conoce como anhedonia, que es un síntoma común de la depresión.
  • Fatiga y disminución de la energía: La fatiga es un síntoma constante en las personas con depresión, ya que a menudo se sienten cansadas y con poca energía, incluso habiendo dormido las horas necesarias.
  • Cambios en el apetito y el peso: La depresión puede llevar a variaciones en los patrones de alimentación y peso por los que algunas personas pueden experimentar pérdida de apetito y peso, mientras que otras pueden tener un aumento del apetito y ganar peso.
  • Dificultades cognitivas: Los problemas de concentración, memoria y toma de decisiones son comunes en la depresión. Las personas pueden sentirse más lentas o nubladas a nivel mental.
  • Sentimientos de culpa y autocrítica: Las personas con depresión a menudo se culpan a sí mismas por sus problemas por los de los demás, aumentando la autocrítica y sufriendo una disminución de la autoestima.
  • Irritabilidad: Algunas personas pueden volverse más irritables y tener dificultades para controlar su temperamento, sintiéndose en alerta y a la defensiva continuamente.
  • Aislamiento social: Las personas con depresión tienden a alejarse de amigos y familiares, lo que los puede llevar al aislamiento social. Toma protagonismo el sentimiento de que nadie los comprende o que son una carga para los demás.
  • Ideas suicidas: En casos graves, la depresión puede llevar a pensamientos o ideación suicida. Esta es una señal de alarma que requiere atención inmediata de un profesional de la salud mental.

Es importante destacar que la depresión puede manifestarse de manera diferente en cada individuo, y no todas las personas experimentan todos estos síntomas. Si crees que tú o alguien que conoces podría estar luchando con la depresión, es fundamental buscar ayuda de un profesional de la salud mental. La depresión es tratable, y la terapia y, en algunos casos, la medicación pueden ser efectivas para ayudar a las personas a recuperarse.

¿Cuáles son las causas de la tristeza?

La tristeza es una emoción que puede ser desencadenada por diversas circunstancias y factores como los siguientes:

  • Pérdidas: La pérdida de un ser querido, ya sea por muerte, separación o ruptura de una relación, es una de las principales causas de tristeza.
  • Cambios significativos en la vida: Los cambios importantes, como una mudanza, el cambio de trabajo, experimentar problemas económicos o enfrentar situaciones estresantes, pueden provocar sentimientos de tristeza.
  • Frustración: La incapacidad para alcanzar metas o satisfacer expectativas personales.
  • Desilusión: Cuando las expectativas no se cumplen, las personas pueden sentirse tristes, especialmente si han invertido tiempo y esfuerzo en algo que no resultó como esperaban.
  • Soledad: El aislamiento social, la falta de apoyo o la sensación de no ser comprendido por los demás.
  • Conflictos interpersonales: Las dificultades en las relaciones sociales o los desacuerdos y conflictos con amigos, familiares o colegas.
  • Culpa: Sentimientos de culpa por acciones pasadas o decisiones tomadas que ya no tienen vuelta atrás.
  • Fatiga y agotamiento: El agotamiento físico y emocional a menudo se asocia con la tristeza, ya que puede ser difícil enfrentar desafíos y mantener un estado de ánimo positivo cuando se está agotado.
  • Cambios hormonales: Los cambios hormonales como pueden ser los asociados al síndrome premenstrual, el embarazo o la menopausia.
  • Enfermedad o dolor físico: Experimentar enfermedad crónica o dolor físico puede llevar a la tristeza debido a la carga emocional que esto conlleva.

¿Cuáles son las causas de la depresión?

La depresión puede ser causada o desencadenada por una combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales. No hay una causa única y clara de la depresión, y la forma en que se manifiesta puede variar significativamente entre las personas. A continuación, se especifican algunas de las causas y factores de riesgo asociados con la depresión:

Factores biológicos:

  • Genética: La predisposición genética puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión, por eso es importante prestar atención a los antecedentes familiares.
  • Desregulación de neurotransmisores: Desequilibrios en la actividad de neurotransmisores como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina en el cerebro pueden estar relacionados con el desarrollo de la depresión.

Factores psicológicos:

  • Trauma o estrés: Experiencias traumáticas, eventos estresantes importantes o acumulativos
  • Baja autoestima: Una baja autoestima, la autocrítica excesiva y la tendencia a la rumiación pensamientos negativos.
  • Trastornos psicológicos concurrentes: La presencia de otros trastornos psicológicos, como la ansiedad o el trastorno bipolar, puede aumentar la probabilidad de desarrollar depresión.

Factores ambientales:

  • Problemas en relaciones personales: Conflictos en relaciones cercanas, como problemas matrimoniales, divorcios o pérdida de seres queridos.
  • Problemas laborales o económicos: El estrés relacionado con problemas laborales o económicos.
  • Aislamiento social: La falta de apoyo social y la soledad crónica pueden aumentar el riesgo de depresión.

Factores hormonales y médicos:

  • Cambios hormonales: Algunas condiciones médicas, como el hipotiroidismo y la menopausia, pueden desencadenar síntomas depresivos.
  • Enfermedades crónicas: La presencia de enfermedades crónicas, como el cáncer, la diabetes o las enfermedades cardíacas.
  • Abuso de sustancias: Las adicciones como el consumo de alcohol o drogas puede contribuir al desarrollo o la exacerbación de la depresión.

Es importante destacar que la depresión es una afección compleja y que los factores mencionados anteriormente a menudo interactúan de manera compleja en la aparición y el curso de la enfermedad. Además, no todas las personas que experimentan estos factores desarrollarán depresión, y no todas las personas con depresión tienen los mismos factores desencadenantes.

¿Cuánto tiempo dura la tristeza en comparación con la depresión?

La duración de la tristeza en comparación con la depresión puede variar significativamente. La tristeza generalmente es una emoción temporal y pasajera que suele estar vinculada a eventos o situaciones específicas en la vida de una persona. Puede durar desde unos minutos hasta varios días o semanas, dependiendo de la intensidad de la situación y de cómo la persona la maneje. Por ejemplo, la tristeza que siente alguien después de una discusión con un ser querido probablemente desaparezca en un corto período de tiempo.

En contraste, la depresión clínica, que es un trastorno del estado de ánimo, se caracteriza por síntomas más graves, persistentes y generalizados. Para ser diagnosticada como depresión mayor o trastorno depresivo mayor, los síntomas deben estar presentes durante al menos dos semanas de manera continua o casi continua. La depresión puede persistir durante semanas, meses o incluso años si no se trata adecuadamente.

¿Cuándo buscar ayuda profesional?

Buscar ayuda psicológica en el caso de tristeza o depresión es importante para obtener apoyo y tratamiento adecuados. Es importante distinguir entre la tristeza, que es una respuesta emocional normal y adaptativa, y la depresión, que es una afección médica que requiere atención profesional. Si la tristeza persiste más allá de lo que consideras normal o se acompaña de otros síntomas graves, como pérdida de interés, cambios en el apetito o el sueño, fatiga constante y pensamientos negativos, podría ser indicativo de depresión. En estos casos, es fundamental buscar ayuda de un profesional de la salud mental para una evaluación y tratamiento adecuado.

Aquí hay pautas generales sobre cuándo buscar ayuda en cada caso:

Tristeza:

  • Duración persistente: Si la tristeza dura más tiempo del que consideras normal o si no parece disminuir a medida que pasa el tiempo.
  • Impacto en la vida cotidiana: Si la tristeza afecta tu capacidad para funcionar en la vida diaria, como el trabajo, las relaciones o las actividades diarias.
  • Intensidad extrema: Si la tristeza es insoportable o se vuelve desbordante.

Depresión:

  • Síntomas persistentes: La depresión clínica se caracteriza por la persistencia de síntomas como tristeza profunda, pérdida de interés, fatiga, cambios en el apetito y el sueño, y pensamientos negativos durante al menos dos semanas.
  • Pensamientos suicidas: Si tienes pensamientos de autolesiones o suicidio, busca ayuda de inmediato. Puedes comunicarte con una línea de ayuda de crisis o acudir a urgencias.
  • Dificultades en el funcionamiento diario: Si la depresión está interfiriendo significativamente en tu capacidad para trabajar, a la hora de relacionarte con otros, cuidar de ti mismo o llevar a cabo tareas cotidianas.
  • Deterioro en la calidad de vida: Si sientes que la depresión está afectando tu calidad de vida de manera significativa y no puedes encontrar alivio por ti mismo.

En general, si tienes dudas acerca de si debes buscar ayuda, es aconsejable consultar con un profesional de la salud mental. Estos profesionales pueden evaluar tu situación y proporcionar orientación y tratamiento adecuados. No esperes a que la tristeza o la depresión empeoren antes de buscar apoyo. No olvides que la tristeza y la depresión son afecciones comunes y tratables, no es un motivo de vergüenza y el apoyo social y profesional pueden marcar una gran diferencia en tu bienestar.

Cómo la tristeza y la depresión pueden afectar la vida cotidiana de una persona?

La depresión puede tener un impacto profundo y negativo en múltiples aspectos de la vida de una persona, incluido el rendimiento laboral, las relaciones interpersonales y la autoestima. A continuación, se describen cómo la depresión puede afectar cada uno de estos aspectos:

  • Rendimiento laboral:
    • Disminución de la productividad: La depresión a menudo se asocia con una disminución de la energía, la concentración y la motivación, lo que puede llevar a una disminución del rendimiento en el trabajo. Las tareas que antes eran manejables pueden volverse abrumadoras.
    • Ausentismo: Las personas con depresión a menudo faltan al trabajo con mayor frecuencia debido a síntomas físicos o emocionales relacionados con la enfermedad.
    • Dificultad para concentrarse: La depresión puede dificultar la concentración y la toma de decisiones, lo que puede llevar a errores en el trabajo.
    • Desinterés en las responsabilidades laborales: La anhedonia, o la incapacidad para experimentar placer, puede resultar en una disminución del interés en las responsabilidades laborales y en la falta de cumplimiento de las tareas.
  • Relaciones interpersonales:
    • Aislamiento social: Las personas con depresión a menudo se retiran de las interacciones sociales debido a la fatiga, la falta de interés y la percepción de que son una carga para los demás. Esto puede llevar al aislamiento y al deterioro de las relaciones.
    • Irritabilidad y cambios de humor: La depresión puede hacer que una persona sea más irritable y sensible a situaciones estresantes, lo que puede causar conflictos en las relaciones.
    • Pérdida de interés en las actividades sociales: La anhedonia también se aplica a las actividades sociales. Las personas con depresión pueden perder interés en las actividades que antes disfrutaban, lo que afecta su participación en eventos sociales.
  • Autoestima:
    • Autoestima baja: La depresión a menudo se acompaña de una autoevaluación negativa y pensamientos de inutilidad e incapacidad. Las personas pueden tener una baja autoestima y sentir que son un fracaso en la vida.
    • Autocrítica excesiva: La depresión a menudo lleva a la autocrítica excesiva y la culpa, lo que puede socavar aún más la autoestima.
    • Pérdida de confianza: La pérdida de interés y la incapacidad para realizar tareas diarias pueden llevar a una pérdida de confianza en las propias habilidades y capacidad para enfrentar desafíos.

¿Cuáles son los tratamientos disponibles para la tristeza y la depresión?

El tratamiento más eficaz para la depresión a menudo implica una combinación de enfoques, como la terapia y la medicación. Es importante que las personas busquen ayuda de profesionales de la salud mental para determinar el enfoque más adecuado para su situación. La depresión es una afección tratable, y la mayoría de las personas pueden experimentar una mejora significativa en su bienestar emocional con el tratamiento adecuado.

A continuación, se describen algunas de las opciones de tratamiento disponibles para la depresión:

  • La terapia psicológica, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) es uno de los enfoques más comunes para tratar la depresión. La terapia proporciona un espacio seguro para que las personas exploren sus pensamientos, emociones y comportamientos, y aprendan estrategias para enfrentar la depresión y mejorar su bienestar emocional.
  • Los antidepresivos son medicamentos recetados que pueden ayudar a regular los desequilibrios químicos en el cerebro asociados con la depresión. Los tipos de antidepresivos incluyen inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), y otros. La elección del medicamento depende de la situación individual y debe ser determinada por un profesional de la salud.
  • Adoptar hábitos de autocuidado saludables puede ser beneficioso como complemento de otros tratamientos. Esto incluye mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente, reducir el estrés y evitar el abuso de sustancias.
  • El apoyo social por parte de amigos y familiares es importante en el proceso de recuperación. Participar en grupos de apoyo y hablar sobre la depresión con personas de confianza puede brindar consuelo y comprensión.
  • Aprender sobre la depresión y sus síntomas puede ayudar a las personas a comprender y manejar mejor la sintomatología, ya que esto puede incluir la identificación temprana de síntomas y la búsqueda de ayuda cuando sea necesario.

¿Cómo se puede prevenir la tristeza y la depresión?

Prevenir la tristeza y la depresión no siempre es posible, ya que estas son respuestas emocionales normales a situaciones de la vida y, en el caso de la depresión, también pueden estar influenciadas por factores biológicos. Sin embargo, existen medidas que pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar estos estados emocionales o a gestionarlos de manera más efectiva. Aquí hay algunas estrategias de prevención y autocuidado:

  • Mantén una buena salud física, el bienestar físico está estrechamente relacionado con la salud mental. Come de manera equilibrada, haz ejercicio regularmente y asegúrate de descansar lo suficiente.
  • Adquirir habilidades de gestión del estrés, ya que el estrés crónico puede contribuir al desarrollo de la tristeza y la depresión. Aprende técnicas de manejo del estrés, como la meditación, la respiración profunda y el ejercicio, para ayudarte a lidiar con las tensiones diarias.
  • Mantén relaciones sociales saludables, las conexiones con amigos y familiares pueden proporcionar apoyo emocional. Hablar sobre tus sentimientos con personas de confianza puede ayudar a aliviar la tristeza y la tensión.
  • Busca equilibrio en la vida, evita el exceso de trabajo y dedica tiempo a actividades que te den placer y relajación. El equilibrio entre el trabajo, el descanso y el ocio es esencial para la salud mental.
  • Establece metas realistas y objetivos alcanzables, evita la autocrítica excesiva. Aprende a aceptar tus limitaciones y celebra tus logros, incluso si son pequeños.
  • Habla con un profesional de la salud mental, no esperes a que los problemas emocionales se vuelvan inmanejables. Consultar con un psicólogo puede ayudarte a aprender estrategias de afrontamiento y recibir apoyo emocional.
  • Evita el aislamiento social, ya que la soledad crónica puede aumentar el riesgo de tristeza y depresión. Intenta mantener conexiones sociales y participar en actividades que te interesen.
  • Limita el consumo de sustancias, el abuso de alcohol y drogas puede empeorar los problemas de salud mental. Si tienes problemas con el consumo de sustancias, busca ayuda para tratarlo.
  • Identifica factores de riesgo. Averigua si tienes antecedentes familiares de depresión u otros factores de riesgo, como traumas pasados, mantén un mayor grado de conciencia y busca apoyo si es necesario.

Recuerda que la prevención de la tristeza y la depresión implica una combinación de factores, y lo que funciona para una persona puede no ser igualmente efectivo para otra.

¿Cuál es la importancia de la conciencia y la comprensión de la tristeza y la depresión?

  • Fomentar la conciencia y la comprensión de la tristeza y la depresión puede ayudar a reducir el estigma que rodea a los problemas de salud mental. Cuando las personas comprenden que la tristeza y la depresión son afecciones legítimas y comunes, es más probable que busquen ayuda sin temor al estigma social.
  • La comprensión de los síntomas de la tristeza y la depresión puede llevar a la detección temprana y la intervención, lo que es fundamental para prevenir que estos problemas se vuelvan más graves. Cuanto antes se reconozcan y aborden, mayores serán las posibilidades de recuperación.
  • La conciencia y la comprensión de la tristeza y la depresión pueden ayudar a las personas a buscar el tratamiento adecuado. La terapia y, en algunos casos, la medicación pueden ser efectivas para tratar la depresión, pero solo si las personas saben que necesitan ayuda.
  • La tristeza y la depresión pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona. Al comprender estas afecciones, las personas pueden buscar la ayuda que necesitan para mejorar su bienestar emocional y recuperar su funcionalidad.
  • Prevención del suicidio. La depresión es un factor de riesgo importante para el suicidio. La conciencia y la comprensión pueden ayudar a identificar a las personas en riesgo y a conectarlas con el apoyo necesario para prevenir el suicidio.
  • Aumento del apoyo social, ya que cuando amigos y familiares comprenden la tristeza y la depresión, pueden brindar un mejor apoyo a quienes lo necesitan. La empatía y la comprensión de las personas cercanas pueden marcar una gran diferencia en el proceso de recuperación.
  • Promoción del autocuidado, ya que ayudará a las personas a cuidar de su salud mental, adoptando prácticas de autocuidado, como la gestión del estrés, la búsqueda de apoyo emocional y la adopción de un estilo de vida saludable.

En resumen, la conciencia y la comprensión de la tristeza y la depresión son fundamentales para reducir el sufrimiento, mejorar la calidad de vida y prevenir consecuencias más graves. La educación y la promoción de la comprensión de estas afecciones son esenciales para promover la salud mental y el bienestar en la sociedad.

¿Puede la tristeza convertirse en depresión?

Es importante reconocer que no todas las personas que experimentan tristeza desarrollarán una depresión. La tristeza es una emoción normal y una respuesta adaptativa a ciertas circunstancias. Sin embargo, en algunas personas, la tristeza puede persistir y agravarse, y si no se maneja adecuadamente o se trata, puede evolucionar en un trastorno depresivo mayor por eso es importante la intervención temprana para mejorar las posibilidades de recuperación.

La transición de la tristeza a la depresión clínica puede ser un proceso gradual y puede variar de una persona a otra. No hay un período de tiempo específico que determine cuándo la tristeza se convierte en depresión, ya que esto depende de múltiples factores, incluidos factores individuales, genéticos, ambientales y situacionales.

Aquí se ofrecen algunas pautas generales que pueden indicar cuándo la tristeza podría estar evolucionando hacia la depresión:

  • Duración persistente: La tristeza normalmente disminuye con el tiempo a medida que las personas se adaptan a una situación o evento estresante. Si la tristeza persiste durante semanas o meses y no muestra signos de mejora, podría ser un indicio de que se está desarrollando una depresión.
  • Intensidad de los síntomas: La depresión clínica se caracteriza por una serie de síntomas, que incluyen la tristeza profunda, la pérdida de interés en actividades, cambios en el apetito o el sueño, fatiga, dificultad para concentrarse y pensamientos negativos. Si estos síntomas se vuelven más graves y generalizados, podría ser un signo de depresión.
  • Interferencia en la vida cotidiana: La depresión afecta significativamente la capacidad de una persona para funcionar en la vida diaria. Si la tristeza comienza a interferir en el trabajo, las relaciones, las actividades diarias y el bienestar general, es un indicio de que podría haber evolucionado hacia una depresión.
  • Pensamientos negativos: Los pensamientos negativos, como la autocrítica excesiva y las ideas de desesperanza o inutilidad, son un rasgo distintivo de la depresión clínica. Si estos pensamientos se vuelven más frecuentes y persistentes, podría ser un signo de depresión.
  • Pérdida de interés y placer: La anhedonia, o la incapacidad para disfrutar de las actividades que antes resultaban placenteras, es un síntoma común de la depresión. Si esta pérdida de interés persiste durante un período prolongado, es un signo preocupante.
  • Si experimentas tristeza que cumple con varios de estos criterios durante un período prolongado y afecta negativamente tu calidad de vida, es importante buscar ayuda profesional. Los profesionales de la salud mental pueden proporcionar una evaluación y tratamiento adecuados para abordar la depresión antes de que se vuelva más grave. La intervención temprana puede mejorar las posibilidades de recuperación.
5/5 - (1 voto)
Habla con una
Psicóloga Online
Si necesitas ayuda psicológica online, no esperes más. Puedes reservar una cita con nosotras, te ayudaremos a sentirte mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus datos serán tratados por AMPARO CALANDIN PSICÓLOGOS S.L.P., con la finalidad de gestionar tus propuestas y recomendaciones para mejorar nuestros servicios, así como enviarte a posteriori información comercial de aquellos productos o servicios que consideremos que puedan ser de tu interés. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad.

¿Quieres leer el primer capítulo de mi libro Gratis?

Política de privacidad *

Descubre tus errores y aprende las estrategias que te ayudarán a enfocarte en lo que realmente te importa

Política de privacidad *

RESERVAR CITA PARA TERAPIA ONLINE

20 ideas que te
ayudarán a
reducir el estrés

DESCARGA PLANTILLA GRATIS

Política de privacidad *