El Mindfulness y los Beneficios de su práctica

mindulness valencia

¿Qué significa mindfulness?

mind full or mindful

La palabra mindfulness lo primero que nos puede provocar es curiosidad por qué es una palabra inglesa. Esta palabra en castellano se traduce como atención y conciencia plena, como presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento presente.

¿Cuál es el objetivo del mindfulness?

El mindfunes tiene como objetivo que la persona se centre en el momento actual de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento.

Por lo tanto, Mindfulness es ser consciente del momento presente de forma continua, sin juzgarlo, aceptándolo tal y como es, sin tratar de controlarlo, estando tan concentrados en lo que estás viviendo y en cada uno de sus detalles y matices, que el observador y lo observado casi se convierten en uno.
Como herramienta terapéutica pretende, ante todo, que los aspectos emocionales y cualquier otro proceso de carácter no verbal, sea aceptado y vivido en su propia condición, sin ser evitado o sin intentar controlarlo. El control sobre sucesos incontrolables, es una de nuestras características de la condición humana y hace que generemos malestares innecesarios.

Qué se consigue con la práctica del mindfulness

La práctica del mindfulness nos ayuda a mantener un estado que hace que te sientas relajado, alerta y en paz. Los estudios realizados demuestran que reduce el estrés, ayuda a soportar el dolor, reduce la depresión y aumenta la autoaceptación y autoconocimiento de uno mismo. Te ayuda a distanciarte de tus propias reacciones, a verlas desde fuera y con mayor claridad y perspectiva. Pero sobre todo te ayuda a controlar tu mente y todo lo que sucede en ella: pensamientos, emociones, recuerdos, imágenes mentales. Te ayuda también a estar en el presente, que es el único lugar donde puedes ser verdaderamente feliz (no rumiando en el pasado o soñando con el futuro).

El mindfulness te ayuda a tomar las riendas de tu mente.

Con la práctica del Mindfulness nos planteamos dos metas claras:

  1. La primera, observar manteniendo una atención plena en aquello que sucede, sabiendo que debo regresar a esa experiencia cuando mi mente se distrae (actuar de manera consciente)
  2. La segunda, y no menos importante, mantener una actitud de curiosidad, de apertura y aceptación de aquello que estoy viviendo. Evitaremos los juicios, a los que estamos tan acostumbrados y aceptaremos esa experiencia tal y como es, y la dejaremos pasar siendo observadores conscientes del momento presente.

Decía D.J. Siegel: “La manera en que centramos la atención contribuye a modelar la mente. Cuando desarrollamos una forma concreta de atender a las experiencias del aquí y el ahora y a la propia naturaleza de la mente, creamos la forma especial de atención que es Mindfulness”.

El mindfulness como forma de vida

El mindfulness es considerado desde diversas perspectivas como una filosofía de vida o modo de conducirse en ella. Se considera el mindfulness como un tipo de meditación que mezcla teorías de la cultura oriental y del budismo en particular (Gremer, 2005), el ideal Zen de vivir el momento presente.

Se considera una técnica o como un componente de las terapias desarrolladas en el marco del conductismo radical y contextual, formando parte de la terapia de aceptación y compromiso, de la terapia de conducta dialéctica o de la psicoterapia analítica funcional.

¿En qué se basa?

Centrarse en el momento presente. Se trata de centrarse y sentir las cosas tal y como pasan, sin buscar su control. No se centra en un pensamiento para cambiarlo por uno positivo, al contrario, pretende que tengas ese pensamiento o estés haciendo cualquier actividad y sientas lo que te produce, ya sea positivo como negativo. ¿Qué utilidad puede tener esto? La de aceptar las experiencias y sensaciones tal y como se producen. El vivir lo que está sucediendo en el momento supone dejar que cada experiencia sea vivida en cuando pasa. Se trata de no perder la experiencia presente en su sustitución por lo que tendría que suceder o lo que te hubiera gustado.

Apertura a la experiencia y los hechos. El centrarse en lo que sucede y se siente en el momento actual permite poner por delante los aspectos emocionales y sensitivos frente a la interpretación de ellos. Dejando que unas sensaciones lleven a otras de modo natural. Las interferencias verbales (prejuicios), o el “estar en otro sitio”, solo contribuyen a manipular la experiencia.

Aceptación radicalEl elemento esencial del mindfulness consiste en la aceptación incondicional, sin valoraciones, de la experiencia. Se trata de centrarse en el momento presente sin hacer ningún tipo de juicio y aceptando la experiencia como tal. Se trata, como se ha comentado anteriormente, de aceptar las experiencias, y las reacciones a ellas, como naturales, normales. El esfuerzo por no valorarlas y aceptarlas permite no rechazarlas: el malestar, el enfado, la rabia no es algo de lo que se haya de huir, sino que forman parte una experiencia humana que es imprescindible vivir.

Control. La aceptación supone una renuncia al control directo. No se busca que la persona controle sus reacciones, sentimientos o emociones sino que los experimente tal y como se producen. Esto no supone, que los elementos de regulación emocional, fisiológico y comportamental no se produzcan pero sí que no aparecen de forma directa y voluntaria.

Os dejo el vídeo de una clase del Dr Vicente Simón catedrático de psicobiología de la Universidad de Valencia y autor de numerosos libros sobre esta temática e impartidos de charlas, cursos  y seminarios a nivel nacional.

 

Beneficios de la práctica de mindfulness

Más de 3000 estudios científicos avalan que la práctica de Mindfulness genera gran cantidad de beneficios, por lo que en la actualidad, mindfulness y ciencia van cogidos de la mano.

Hace algunos años, esto no era así, el entrenamiento de la mente para adquirir la atención plena y consciente, es decir, mindfulness, no se consideraba un concepto válido en psicología. 

La atención plena o conciencia plena es el proceso psicológico por el cual prestamos atención a las experiencias internas y externas que se producen en nuestro momento presente, y es una capacidad que puede ser  entrenada y desarrollada a través de la práctica de la meditación u de otro tipo de formación específica.

El término “atención plena” es una traducción del término sati. La popularidad del mindfulness en Occidente vino de la mano del profesor de medicina estadounidense Jon Kabat- Zinn fundador y ex-director del Center for Mindfulness in Medicine, Health Care, and Society en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Es fundador (1979) y ex director de la Stress Reduction Clinic en la misma universidad.

Los beneficios del Mindfulness no son en exclusiva para los adultos sino que también se aconseja la práctica del mindfulness para niños obteniendo los mismos beneficios que los que se consiguen en los adultos.

Beneficios que aportará mindfulness a tu vida

Múltiples estudios hablan de los beneficios de la práctica de la atención plena al momento presente. Yo te hablaré de los que considero más importantes:

  • Mejora el rendimiento escolar y laboral. Por ejemplo, Investigadores de la Universidad de California de Santa Barbara, hallaron que los estudiantes universitarios que se habían ejercitado en mindfulness mostraron un mayor rendimiento en el razonamiento verbal así como mejoría en su memoria de trabajo. Los investigadores de este estudio concluyeron que “el cultivo de la atención plena es una técnica eficaz y eficiente para mejorar las funciones cognitivas”.
  • Ayuda a tolerar estados emocionales negativos y permite afrontar adecuadamente.
  • Eliminamos la rumiación o la preocupación excesiva, eso a lo que parecemos estar abonados, pensando más en lo que mañana pasará sin prestar atención a lo que vivo hoy.
  • Propicia un equilibrio emocional.
  • Se reducen las sensaciones de malestar frente a ciertas situaciones. Mindfulness implica la disminución de la reactividad emocional, porque ya no pretendemos escapar….no pretendemos huir, sino que aprendemos a acercarnos a la realidad tal y como es, con curiosidad, sin juzgar y con aceptación.
  • Vivir con conciencia plena desarrolla nuestra empatía, facilita el acercamiento a los demás porque “vemos con otros ojos” nuestra situación y la que viven los demás.
  • Disminuye el estrés. Según la investigación publicada en 2013 en la revista Health Psychology, la atención plena o mindfulness no sólo está asociada con sentirse menos estresado, sino que también está unida a una reducción de los niveles de  cortisol, la hormona del estrés.
  • Funciona como un “controlador del volumen” cerebral. La práctica de mindfulness ayuda al cerebro a tener un mejor control sobre el procesamiento del dolor y las emociones, mediante el control de los ritmos alfa corticales (que ayudan al cerebro a decidir hacía donde prestar atención), según un estudio en la revista Frontiers in Human Neuroscience.
  • Nos ayuda a dormir mejor. En la Universidad de Utah realizaron un estudio en el que encontraron que el entrenamiento de la atención plena con mindfulness, no sólo puede ayudar a tener un mejor control de nuestras emociones y estados de ánimo, sino que también nos ayuda a dormir mejor por la noche. El estudio concluyó que “Las personas que informaron sobre unos niveles más altos de la atención plena parecen tener un mejor control sobre sus emociones y conductas durante el día. Además, el aumento de mindfulness se asocia con una menor activación en la hora de acostarse , lo que tiene beneficios para la calidad del sueño y la futura capacidad de manejar el estrés“.
  • Ayuda a perder peso de manera eficaz, sana y equilibrada. Una encuesta realizada por psicólogos de la Asociación Americana de Psicología y Consumo, concluyó que el mindfulness puede ser unos de los mejores aliados para perder peso. El entrenamiento en atención plena se consideró un “excelente” o “muy buena” estrategia para la pérdida de peso por siete de cada 10 psicólogos en la encuesta.
  • Potencia el tratamiento de los trastornos obsesivos compulsivos debido a la neuroplasticidad del cerebro. Según los estudios de Jeffrey M. Schwartz, prestigioso psiquiatra e investigador en el campo de la neuroplasticidad cerebral, el mindfulness muestra significativa efectividad para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Mejora la capacidad de concentración. Uno de los principales beneficios del mindfulness es que favorece la concentración en una sola cosa. Esta capacidad se generaliza a todo aquello que la persona pueda hacer, ya sean tareas complicadas o sencillas. Una de las conclusiones del estudio de  Hölzel  en 2011 es “La atención plena, nos enseña a mantener las distracciones a raya proporcionando un mayor nivel de concentración en lo que estamos haciendo en ese momento preciso”.
  • Nos hace mejores personas. Un estudio realizado por investigadores de la Northeastern y Harvard publicado en la revista Psychological Science concluyó que la atención plena o mindfulness no solo ayuda a uno mismo, sino también beneficia a las personas con las que interactuamos al hacernos más compasivos.
  • Mindfulness sigue ayudándonos cuando no lo estamos practicando activamente. Este es el hallazgo de un estudio de la revista Frontiers in Human Neuroscience, lo que demostró que el entrenamiento en mindfulness cambia la respuesta de la región cerebral de la amígdala a los estímulos emocionales, y este efecto se produce incluso cuando la persona no está meditando activamente, es decir, genera cambios estructurales y mantenidos en el cerebro, lo que hace que no haga falta estar practicando mindfulness para sentir los beneficios en el procesamiento emocional de nuestro cerebro.
  • Modifica el cerebro protegiéndolo de enfermedades mentales. Investigadores de la Universidad de Oregon averiguaron que el mindfulness da lugar a modificaciones en el cerebro que a su vez pueden protegernos de enfermedades mentales. La práctica de la atención plena se ha vinculado con un aumento de la densidad axonal (las conexiones entre células) y el crecimiento de la mielina, una capa de tejido graso que cumple funciones de protección.

Como ves, el mindfulness nos va a ayudar a ser conscientes de lo que estamos haciendo, experimentando y sintiendo en el momento presente, sin pretender controlarlo, ni juzgarlo y nos va a generar numerosos beneficios.

Parábola Mindfulness de Chuang Tzu

“Erase una vez un hombre a quien le alteraba tanto ver su propia sombra y le disgustaban tanto sus propias pisadas que decidió librarse de ellos.”

Se le ocurrió un método: HUIR. Así que se levantó y echó a correr, pero cada vez que ponía un pie en el suelo había otra pisada, mientras que su sombra le alcanzaba sin la menor dificultad.

Atribuyó el fracaso al hecho de no correr suficientemente deprisa. Corrió más y más rápido, sin parar, hasta caer muerto.

No comprendió que simplemente con ponerse en un lugar sombreado, su sombra se desvanecería, y que si se sentaba y se quedaba inmóvil, no habría más pisadas”

……y de eso voy a hablaros, de la necesidad imperante que tenemos de huir de la realidad, del dolor, de las situaciones que nos generan angustia, de aquello que nos incomoda o desconocemos. Huimos sin darnos cuenta que aquello de lo que huimos requiere nuestra presencia y nuestra observación porque se trata de nuestra VIDA.

Resulta obvio decir que todos sabemos que estamos en el momento presente, pero una cosa es saberlo y otra muy distinta es estar plenamente en él. Vivimos con el “piloto automático” instalado como un resorte con el que nos movemos guiados por creencias y hábitos que reproducimos de forma inconsciente. Vamos de autómatas por la vida, así….”por la cara” y eso nos desconecta de la realidad. Por eso, os propongo desactivar ese piloto automático, pasar de automatismos inconscientes y dirigir nuestra atención al momento presente, a lo que siento, como lo siento y las sensaciones que me produce. Pasémonos al otro lado, a la atención plena, al lado del Mindfulness.

Seremos observadores participativos de nuestra realidad. Algo así como el eslogan que dice: “que no te lo cuenten”.

¿Cómo practicarlo?

Sabemos que todas las emociones son necesarias, clasificarlas en positivas y negativas puede resultar limitante y hace que veamos algunas de ellas con ciertas reservas o temor.

Nadie quiere que le sucedan cosas negativas, no nos gusta pasarlo mal. En nuestro Centro entendemos que con el  Mindfulness ampliamos miras, abrimos el foco y nos consta que es imprescindible reconocer todo nuestro estado emocional como una amplia variedad de estados necesarios para crecer como seres humanos.

Hay emociones más complicadas de manejar, como la tristeza, la ira o el miedo, principalmente porque no nos resultan agradables, y sobre todo porque NADIE nos ha enseñado a manejarlas. Nuestra reacción es resistirnos, rebelarnos, y después de las idas y venidas acabamos con ese desagradable “batiburrillo” que tiene como ingredientes principales la culpa o el miedo.

Por eso, en nuestro Centro trabajamos con el Mindfulness como herramienta para OBSERVAR y ACEPTAR. Además, sabemos que cada emoción nos trae un mensaje importante. Nos da información sobre cómo me estoy relacionando con el entorno y conmigo mismo. Si somos capaces de recibir el mensaje y dejarla marchar la emoción igual que ha llegado se irá. A veces llueve y parece que nunca dejará de hacerlo, pero siempre sale después el sol, así que pararse a observar la lluvia nos permitirá disfrutar después de un maravilloso arcoíris.

El Minfulness nos enseña a vivir despiertos y tomar decisiones de forma consciente. Nos enseña a aceptar y fluir. Nos enseña a observar esos juicios que emitimos sin darnos cuenta y dejarlos ir. Nos enseña que el momento presente es el que vale y que hay que vivir cada pequeña cosa, cada pequeño instante como único e irrepetible.

En nuestro centro estamos convencidos de que lo primero es conocerse, reconocer qué me ocurre y porqué me ocurre, sin juzgar. Sólo entendiendo qué me ocurre podremos disfrutar de nuestras vidas.

Si crees que el mindfulness podría ser un nuevo hábito en tu vida te proponemos un plan, apúntate a nuestras sesiones de Mindfulness en nuestro centro con los siguientes horarios:

En nuestro centro disponemos de sesiones de mindfulness tanto de manera presencial como online por lo que no hay excusas.

Nuestro entrenamiento en mindfulness consta de una sesión de 1 hora y media a la semana pudiendo elegir entre grupos de mañana o tarde.

Si deseas más información, puedes ponerte en contacto con nosotras en el 605 123 623 o mandar un correo a info@amparocalandinpsicologos.es

No te quedes sin tu plaza y pregúntanos sin compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus datos serán tratados por AMPARO CALANDIN FECED, con la finalidad de gestionar tus propuestas y recomendaciones para mejorar nuestros servicios, así como enviarte a posteriori información comercial de aquellos productos o servicios que consideremos que puedan ser de tu interés. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad.

Descubre tus errores y aprende las estrategias que te ayudarán a enfocarte en lo que realmente te importa
Solicita información sin compromiso
Los post más leídos

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER​

Descarga
Ebook Ansiedad + Meditación

+ Ahora al registrarte consigues además uno de nuestros audios de meditación y la suscripción a nuestra newsletter semanal
libro no creas todo lo que piensas

No creas todo lo que piensas

Descubre tus errores y aprende las estrategias que te ayudarán a enfocarte en lo que realmente te importa