Superar la pérdida de un ser querido

Es muy complicado encontrar las palabras exactas para
describir el dolor que podemos sentir tras la pérdida de un ser querido. Su muerte es
una parte importante y dolorosa en nuestro cuaderno de vida y hace que de pronto se
detenga tu historia y empiece una nueva etapa sin él.
Cuando perdemos a un ser querido, pasas por un periodo normal de duelo que puede ser especialmente desolador y prolongado pero, poco a poco, el
dolor va mitigando y al final, nos quedará su recuerdo. Pero, en algunos casos, la
pérdida es tan dolorosa que no llegamos a superarla, continuando el dolor durante meses con la misma intensidad e incluso años. Continuamos sintiendo pinchazos de dolor potentes, sensación de vacío,
trastornos del sueño y evitamos actividades que solíamos hacer con la persona
que ya no está.
Cualquiera estamos expuestos a vivir esta situación en
cualquier momento
. Si esto nos ocurriera nos haríamos muchas preguntas y os ayudará a entender el ciclo natural de la vida, inevitablemente tenemos que aceptar que
las cosas pasan independientemente de lo que deseamos y cuándo llega nuestra hora no
hay marcha atrás.
Probablemente tenemos claro que lo natural es nacer para
morir pero cuando llega el momento de perder a un ser cercano, pase como pase, no
estamos preparados, nos parece algo que nunca debería ocurrir, como si fuera ajeno a
nuestra condición de ser humano. 
Consejos para superar la muerte de un ser querido
Aquí te marco algunas pautas a seguir para reponernos lo antes
posible al gran daño al que nos exponemos ante este acontecimiento vital:
Acepta aquello que no podemos cambiar. Dejar de luchar y
seguir adelante centrando nuestras fuerzas en todo lo que nos queda por vivir.

Asumir el dolor del adiós. Permitirnos sentir dolor, sin
avergonzarnos, sin aislarnos y sin sentirnos una víctima.
– Interpretarlo como un proceso de aprendizaje natural. La
muerte es un evento natural que no podemos evitar ni nosotros ni nadie.

Expresar y compartir nuestros sentimientos con los demás.
Normalizar nuestra vida lo antes posible. Esta es la clave
principal para afrontarlo de la manera más saludable posible.
Darnos tiempo. Para recuperarnos totalmente de una pérdida es
imprescindible el tiempo. Tenemos que tomarlo con calma y sin presiones.
Homenajear a nuestro ser querido. El dolor que sentimos podemos convertirlo en una manifestación de amor hacía nuestra persona querida. En su memoria podemos realizar algo que él deseaba hacer y no tuvo tiempo.

Espero que os sirvan estos pequeños consejos aunque desgraciadamente en estos casos casi nada puede aliviarnos hasta que pasa algo de tiempo…

Muchas gracias por seguirme.

Nos vemos el próximo día!

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *