¿Por qué abandonamos nuestras metas?

¿Cuántas veces has iniciado alguna actividad lleno de energía? Como por ejemplo, algún proyecto personal, aprender algún idioma o practicar algún deporte… para luego darte cuenta de que el impulso inicial parecía evaporarse al poco tiempo. Usualmente, desmotivarse al poco tiempo de empezar causa estrés, depresión y por lo regular la gente al sentirse así, desiste fácilmente.

Cuando empezamos alguna actividad o proyecto, tenemos mucho optimismo y motivación, al punto de que sólo podemos ver los beneficios y las cosas buenas de lo que hacemos. Nos sentimos literalmente «imparables».

El problema con la energía que genera la motivación, es que no es ilimitada. Invertir mucha energía en poco tiempo, terminará inevitablemente por agotarla.
TIPOS DE MOTIVACIÓN
Tenemos dos fuentes básicas de motivación:
1) La que nace de nuestro interior, de nuestras metas, sentido de vida, propósitos y esperanzas (motivación intrínseca). Se hace visible cuando el individuo realiza una actividad por el simple placer de realizarla, sin que nadie de manera obvia le de algún incentivo externo.
2) La que surge del medio ambiente. De los posibles «premios» que nos da la sociedad: dinero, fama, atención, reconocimiento y aprobación de los demás (motivación extrínseca). Aparece cuando lo que atrae no es la acción que se realiza en sí sino lo que se recibe a cambio de la actividad realizada.
Esta motivación externa es la más común y mucha gente cree que es la mejor o la única que existe.
«La motivación externa es importante, pero la interna es determinante»
¿Qué es lo que nos desmotiva?
En ocasiones empezamos un proyecto o nos planteamos una meta y de repente perdemos el interés.
Entre las principales causas de este desinterés, encontramos que:
a) Tomamos como propias las metas de gente que es importante para nosotros, sin darnos cuenta que no es lo que nosotros deseamos.
b) Vamos en pos de un objetivo, sólo porque es lo que la sociedad o la familia espera de nosotros.
c) La situación que estamos viviendo nos genera una angustia que no queremos o que creemos que no podemos enfrentar y tolerar.
d) Nos ponemos metas inalcanzables.
e) No sabemos que pasos seguir para lograrlas.
TRUCOS PARA MOTIVARSE
  1. Recuerda para qué estas haciendo todo.
  2. Si no encuentras que hacer dedícate a lo mas básico durante al menos 5 minutos. Recuerda que la inspiración por si sola rara veces genera acción; la acción en cambio siempre genera inspiración.
  3. Levántate y muévete. A veces tu cuerpo se cansa y sufre de estrés, date una vuelta, sal a caminar o brinca como conejo por un par de segundos.
  4. Busca el siguiente paso. Los objetivos pequeños siempre son más fáciles de vencer.
  5. Planea tu día, día a día.
  6. Identifica cuales son las herramientas que necesitas para trabajar y busca como conseguirlas.
  7. Establece objetivos que te permitan enfocar tu mente hacia ellos. Si no sabes comenzar uno bueno es: “Hazlo ahora!”.
  8. Tu motivación atrae éxito, y tus sonrisas e ilusión también.
Mucho ánimo a todos y a seguir nuestras metas sin abandonarlas!!!
El jueves os espero con un nuevo tema…
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *