No sin mi móvil

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Has experimentado esa desagradable sensación de ansiedad, quizás incluso pánico, al descubrir que has salido de casa sin tu teléfono móvil? Los móviles son una parte fundamental de nuestras vidas y constituyen uno de los objetos personales más significativos en nuestro día a día. El 53% de los españoles sufrimos de ansiedad o miedo si olvidamos el móvil en casa y esto se convierte en una nueva fobia llamada NOMOFOBIA. Consultamos nuestro teléfono móvil una media de 34 veces al día, lo que delata la dependencia de la tecnología que tenemos. La nomofobia, es sufrir un miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil.

 
Salir de casa sin el móvil puede crearnos inestabilidad, agresividad y dificultades en nuestra concentración (síntomas característicos en los trastornos de ansiedad), además de malestar general, hipervigilancia, inquietud, temor a estar desconectado o aislado. Este temor a estar desconectado o aislado se produce por la imposibilidad de realizar llamadas generando intranquilidad, la no posible comprobación constante de la recepción de mensajes, mails y visitas a nuestras aplicaciones de redes sociales, pérdida de oportunidades laborales, consulta permanente de noticias, preocupación extrema por lo que pudiera suceder si no estamos conectados, incluso llegar a sufrir crisis de pánico y/o agorafobia.

Adicción al móvil

¿Eres capaz de dejarte el móvil en casa y no tener un deseo irrefrenable de volver a por él? ¿Te has quedado sin batería una tarde y has sentido que te encontrabas ilocalizable? ¿Has salido sin teléfono y has tenido la sensación de que seguro que en ese momento recibirás una llamada importante y no podrás atenderla? ¿Has salido del cine y has aguantado hasta la puerta de la calle sin revisar tus llamadas o mensajes?
 
Si no puedes responder de manera afirmativa a estas preguntas es muy posible que sufras de nomofobia.

¿Qué puedo hacer?

-. Apaga el móvil por la noche. Para empezar, puedes proponerte distanciarte del teléfono apagándolo por la noche.
 
-. Sepárate de él. Mientras estés dentro de casa, intenta dejar el móvil en otra habitación de la casa en la que no estés.
 
-. Realiza pequeñas salidas sin móvil. Cuando tengas que ir al supermercado o a algún lugar cercano a tu casa, intenta salir sin tu teléfono.
 
-. Elimina las aplicaciones que te permiten conectarte a Internet. De esta manera, reduces la utilización del teléfono a recibir/enviar mensajes de texto y a hacer/responder llamadas.
 
-. Si ves que el caso persiste, consulta con un especialista. La nomofobia es un trastorno de ansiedad, y como tal, lo mejor es que sea tratado por un psicólogo. La terapia cognitivo-conductual puede ayudarte a superarlo de manera rápida y eficaz ya que, se encarga de la modificación de tu conducta.

 
Y tú… ¿Padeces Nomofobia? ¿Podremos algún día volver a ser independientes de la tecnología?
 
Hasta el próximo día!!!
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *