Pequeñas cosas importantes

Con la entrada de hoy no vamos a aprender nada que no sabemos todos, es más bien una reflexión que quería compartir con vosotros. 

Creo que realmente lo importante y lo que a largo plazo hace que seas feliz son esas pequeñas cosas que todos tenemos a nuestro alrededor pero que a veces nos pasan desapercibidas. Las personas en general somos inconformistas por naturaleza y siempre nos falta algo para ser felices y aparecen pensamientos como: «Seré feliz cuando acabe la universidad…cuándo tenga trabajo…cuándo tenga un hijo…cuándo me jubile…» vamos enlazando una cosa con otra y nunca llega el momento perfecto para vivir el «aquí y ahora» y ser felices con lo que tenemos.

Todos tenemos pequeños momentos que nos sacan una sonrisa y nos hacen disfrutar…a veces son cosas importantes como tener un bebé, encontrar una pareja con la que compartir buenos momentos, y otras son cosas pequeñísimas pero que te recargan de energía y de buen humor y te alegran la mañana.
John Lennon dijo que ”la vida es eso que nos ocurre mientras estamos haciendo otros planes”, y es totalmente cierto y triste a la vez, no somos consciente de que la vida no es infinita, pensamos que mañana habrá mañana pero eso no está en nuestra mano. En general concebimos el tiempo como si fuera infinito y posponemos una conversación, un abrazo, una caricia o una mirada a momentos que, absurdamente, damos por seguro que vendrán.
Es simple, muchas veces vivimos tan rápido que nos centramos en pensar sólo en lo malo que nos pasa o peor aún en lo que no tenemos, y no nos damos cuenta de todo lo que tenemos a nuestro alrededor. No disfrutamos de nuestros seres queridos (porque estamos muy ocupados pensando en esos zapatos que no nos compraron, en que no tengo dinero para irme de vacaciones…), ni de otros placeres como una canción que de repente suena, del mar o del calor del sol… así que ya sabéis, vamos a disfrutar de la vida pues el tiempo es lo único que no vuelve ¿Empezamos ya, no?
Aquí os dejo la carta de despedida de Gabriel Garcia Marquez, me parece una lección de vida, cada vez que la leo se me ponen los pelos de punta de pensar en la verdad que esconde cada una de esas palabras…espero que os guste tanto como a mí…
«Si por un momento Dios se olvidará de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco, soñaría más. Entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía cuando los demás hablan y ¡cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!
Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma. Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, una canción de Serrat sería la serenata. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas y el encarnado beso de sus pétalos…
Dios mío si yo tuviera un trozo de vida… no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero que la quiero. Convencería a cada hombre o mujer de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor. A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.
Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… he aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por vez primera, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre. He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas las cosas que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.
Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy es la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que ésta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos momentos que te veo, diría te quiero y no asumiría tontamente que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré. El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo. Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesites, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles lo siento, perdóname, por favor, gracias y todas las palabras de amor que conoces.
Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuánto te importan»
Y para acabar os dejo este vídeo que demuestra con un toque de humor lo importantes que son esas pequeñas cosas aunque ahora no nos parecen importantes…
«La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días»
Benjamin Franklin
Gracias a todos, podéis seguirme en mi página de facebook y en twitter dónde comparto muchos enlaces interesantes, antes de salir de mi blog darle a me gusta en las pestañas de la derecha!!

Espero vuestros comentarios…

Follow my blog with Bloglovin

5 comentarios
  1. _ Hermosas palabras. Nos hacen reflexionar sobre nuestras conductas diarias y nuestros sentimientos. Está claro que podemos mejorar como personas y mucho en nuestra relación con los demás a través de expresar nuestros sentimientos, sobre todo a los que más cerca tenemos y queremos.
    Felicidades por el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *