Adicción afectiva

Aunque la psicología ha avanzado mucho en el tema de las adicciones a las sustancias, juego y trastornos de alimentarios, el tema de la ADICCION AFECTIVA no está avanzando tanto. Sin embargo, un gran porcentaje de pacientes acuden a consulta por problemas relacionados con una dependencia afectiva extrema que les impide establecer relaciones amorosas adecuadas.
La adicción al amor es un trastorno emocional y conductual, en el cual el la persona deposita en su pareja una excesiva carga amorosa y dependencia, por todo esto, la relación se convierte en una fuente de angustia, frustración y dolor, en lugar de bienestar. Uno de los rasgos distintivos es la incapacidad que tiene la pareja en alternar los roles de amante y amado, ya que existe mucho control y demanda por parte de la persona dependiente.

En la adicción afectiva -trastorno veinte veces más habitual en mujeres- existe una dependencia emocional muy intensa hacia la persona amada hasta el punto en que sólo pensar en la separación produce un terrible cuadro de angustia y síndrome de abstinencia, similar al experimentado al dejar cualquier droga o comportamiento compulsivo. El objeto de adicción no es una cosa o substancia sino una persona.

Adictas/os al «amor»
Una de las personas qué más sabe de esto es el psicólogo y autor de numerosos libros Walter Riso. Él en su libro «Amar o depender» nos muestra cuál era la sintomatología de una de sus pacientes cuya vida giraba en torno a una persona al igual que gira la de un adicto a la sustancia. 

«Mi paciente era una adicta a la relación, o si se quiere, una adicta afectiva. Mostraba la misma sintomatología de un trastorno por consumo de sustancias donde, en este caso, la dependencia no estaba relacionada con la droga sino con la seguridad de tener a alguien, así fuera una compañía espantosa. El diagnóstico de adicción se fundamentaba en los siguientes puntos: (a) pese al mal trato, la dependencia había aumentado con los meses y los años; (b) la ausencia de su novio, o no poder tener contacto con él, producía un completo síndrome de abstinencia que, para colmo, no era solucionable con ninguna otra droga; (c) existía en ella un deseo persistente de dejarlo, pero sus intentos eran infructuosos y poco contundentes; (d) invertía una gran cantidad de tiempo y esfuerzo para poder estar con él, a cualquier precio y por encima de todo; (e) había una clara reducción y alteración de su normal desarrollo social, laboral y recreativo, debido a la relación; y (f) seguía alimentando el vínculo a pesar de tener conciencia de las graves repercusiones psicológicas para su salud. Un caso de “amor dependencia”, sin demasiado amor».
¿Qué puedo hacer?

Walter Riso prefiere hablar de distintos apegos para diferenciar los tipos de dependencia afectiva que hay. Distingue cinco apegos: 
– Apego a la seguridad, alimentado por el miedo a la desprotección
– Apego a la estabilidad, sustentado por el miedo al abandono 
– Apego a las manifestaciones de afecto, causado por la baja autoestima
– Apego al reconocimiento, por el temor al desprecio
– Apego al placer de toda buena relación, que Riso considera en este caso positivo, una dependencia necesaria de toda relación y que más adelante tratamos. 

En el resto de los casos se trata de miedos que distorsionan el bienestar.

Otro factor que influye en la adicción afectiva es la inmadurez emocional. Encontramos tres manifestaciones más
importantes de la inmadurez emocional relacionadas con el apego afectivo y con las adicciones en general:

– La baja tolerancia a la frustración.
– Los bajos umbrales para el
sufrimiento
– La ilusión de
permanencia.

La vulnerabilidad al daño y el apego a la seguridad /protección, el miedo a la pérdida y al abandono, la baja autoestima y el apego a las manifestaciones de afecto y los problemas de autoconcepto son aspectos que hacen vivir el amor de forma insegura, produciendo heridas que requieren cicatrizar. Un tratamiento psicológico puede ayudarte a aprender a quererte más, a dejar de lado tus miedos y a cambiar esos pensamientos que te atormentan y no te permiten ser feliz. 
Os recomiendo el libro Amar o Depender de Walter Riso os garantizo que vais a aprender mucho de él.
Por qué… ¿amar de esta manera es realmente AMOR?
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *