Yo me quiero

Las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, esas cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos, conforman nuestra “imagen personal” o “autoimagen”. La “autoestima” es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustamos o no.
En resumen, el Autoestima es quererse a uno mismo y querer a los demás, significa saber que eres valioso/a, digno/a, que vales la pena y que eres capaz, y sobre todo creerlo y afirmarlo. Implica respetarte a ti mismo y enseñar a los demás a hacerlo.

Esta autovaloración es muy importante, dado que de ella dependen en gran medida la realización de nuestro potencial personal y nuestros logros en la vida. De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida les plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen autolimitarse y fracasar.
Las respuestas emocionales como la tristeza y el enfado, con sus respectivas respuestas compulsivas y problemáticas (violencia) así como muchas otras actitudes que son causa de conflicto humano y de insatisfacción personal, son reguladas por el nivel de Autoestima y de seguridad personal «Si me siento bien conmigo mismo, si me siento valioso e importante, si me siento capaz, mi manera de enfrentar todo en la vida es mucho más madura y adecuada».

No me ofendo fácilmente, no me siento inseguro, con miedos o amenazado por los demás o por la vida, me siento seguro de lo que puedo lograr y a la vez no me engaño, puedo aceptar mis limitaciones porque no me siento menos valioso por tenerlas.

La Autoestima se va formando desde los primeros meses de vida. La manera en que nuestro ambiente en el que vivimos desde que nacemos, las relaciones que tenemos de pequeños con nuestros familiares y amigos así como el tipo de ideas y valores que recibimos en nuestra educación, van formando la manera en que nos vemos a nosotros mismos y cómo nos valoramos. Como veis, este es un proceso complejo y largo de describir, pero sobresale el hecho de que el tipo de emociones que vivimos en nuestras relaciones más importantes así como el tipo de “etiquetas” que aprendemos a ponernos a nosotros mismos, son de especial impacto en la formación y desarrollo de nuestra Autoestima.

LA BAJA AUTOESTIMA

La baja autoestima está relacionada con una distorsión del pensamiento. Las personas con baja autoestima tienen una visión muy distorsionada de lo que son realmente y al mismo tiempo, estas personas mantienen unas exigencias extraordinariamente perfeccionistas sobre lo que deberían ser o lograr. La persona con baja autoestima mantiene un diálogo consigo misma que incluye pensamientos como:
-Sobregeneralización: A partir de un hecho aislado se crean una regla universal, general, para cualquier situación y momento: Ha fracasado una vez (en algo concreto): Piensa: !Siempre fracasaré!.

-Designación global: Utilizan términos peyorativos para describirse a uno mismo, en vez de describir el error concretando el momento temporal en que sucedió: Piensa y verbaliza: Que torpe soy!, Soy un inútil!.

-Pensamiento polarizado: Pensamiento de todo o nada. Se llevan las cosas a los extremos. Se tienen categorías absolutas. Es blanco o negro. Estás conmigo o contra mí. Lo hago bien o mal. No se acepta ni se sabe dar valoraciones relativas: Piensan: Todo me va a salir mal!.
-Autoacusación: Uno se encuentra culpable de todo. Piensan: Tengo yo la culpa, !Tendría que haberme dado cuenta antes!.
-Personalización: Supone que todo tiene que ver con el/ella y se compara negativamente con todos los demás. Piensan: Tiene mala cara, ¿qué le habré hecho?.
-Lectura del pensamiento: Supone que no le interesa a los demás, que no les gusta, cree que piensan mal de el/ella…sin tener evidencia real de ello. Son suposiciones que se fundamentan en cosas peregrinas y no comprobables: Piensan: Seguro que piensa que soy tonto…

-Falacias de control: Siente que tiene una responsabilidad total de todo y de todos, o bien siente que no tiene control sobre nada, que se es una víctima desamparada: Piensan: «Deberían hacer las cosas como yo digo» o por el contrario «Debería hacer lo que me dicen».
-Razonamiento emocional: Si lo siento así es verdad. Nos sentimos solos , sin amigos y creemos que este sentimiento refleja la realidad sin parar a contrastarlo con otros momentos y experiencias. Piensan: «Si es que soy un inútil de verdad»; porque «siente» que es así realmente
En su expresión más científica es un hecho que el trabajo del Autoestima es una de las llaves hacia la estabilidad emocional, económica y afectiva. Es uno de los temas más ignorados y más necesitados.

Nuevo tema la próxima semana!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *