¿Por qué necesitamos las vacaciones?

¿Por qué necesitamos las vacaciones? 1
¿Qué beneficios nos aportan las vacaciones de verano?
¿Por qué necesitamos las vacaciones? 2Las vacaciones de verano suponen para cualquier persona un tiempo de desconexión necesario tras la rutina que supone el trabajo, los estudios, etc. Aportan significativos beneficios tanto físicos como psicológicos que influiran de forma positiva en la posterior vuelta a la rutina, ya que, nos van a permitir recargar las energías y recuperar fuerzas para iniciar un nuevo período. Entre los beneficios más importantes cabría destacar que son un medio excelente para superar la ansiedad y dejar atrás las tensiones estresantes. 
La forma más beneficiosa de disfrutar de las vacaciones sería tomarlas en breves períodos de tiempo varias veces al año, ya que,sufriríamos menos trastornos y problemas si tomáramos descansos más frecuentes de tiempos más cortos. Como esto anterior es complicado, por no decir imposible, repartirse las vacaciones en varios períodos a lo largo del año sería lo más conveniente de duración de 10-12 días es perfecto, ya que, es un tiempo suficiente para desconectar pero no tan largo para que la vuelta al trabajo sea complicada y difícil.
Durante las vacaciones es muy importante intentar vivir el «aquí y ahora» disfrutar el momento, pensar en otras cosas y realizar otro tipo de actividades e intentar no llevarse los problemas estos días para que realmente el descanso sea reparador y seamos capaces de volver a la rutina con las pilas cargadas y renovados para retomar las obligaciones y responsabilidades con mayor entusiasmo, compromiso y motivación.
Síndrome postvacacional
¿Por qué necesitamos las vacaciones? 3El síndrome postvacacional sí que existe, aunque, es cierto que afecta más a unas personas que a otras, de la misma forma, que es variable su duración pero no suele ser superior a un mes. No es ninguna enfermedad, sino más bien un proceso emocional normal, más o menos negativo en cuanto a que se relaciona con la satisfacción personal que cada uno obtenemos del trabajo. Consta de un conjunto de alteraciones emocionales y físicas que aparecen a la vuelta al trabajo, tras largos periodos de descanso. Entre los síntomas emocionales destaca la ansiedad, la antipatía, la desgana, la tristeza, características bastante parecidas a las que puede tener una persona con depresión.
Los síntomas fisiológicos más frecuentes son las dificultades para dormir, el cansancio continuo, dolores de cabeza frecuentes, malestar general en forma de tensión muscular o dolores gástricos.
Y tu… ¿Qué planes tienes para estas vacaciones? ¿Qué necesitas que te aporten estos días de disfrute y tranquilidad?
Espero que paséis unas felices vacaciones!
Hasta la próxima semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *