¿En qué puede ayudarte la terapia de pareja?

Cuando los problemas de pareja provocan un estancamiento en la relación, pero todavía existe amor que te lleva a querer quemar los últimos cartuchos de la relación, la terapia de pareja os brinda una segunda oportunidad de recuperar la armonía en el hogar, superando las dificultades y reconstruyendo los cimientos de la relación.
 
Las estadísticas dicen que los casados viven más y mejor, siempre y cuándo no hayan demasiados conflictos de por medio. Los problemas de pareja son pueden ser desencadenantes de numerosas enfermedades mentales (depresión, trastorno bipolar, alcoholismo, violencia…) y físicas (corazón, enfermedades inmunológicas, ansiedad…). Por otro lado, están los hijos, ellos son la otra parte damnificada en una situación de estrés familiar (problemas de conducta, depresión, aprendizajes agresivos…). Por ello, en estos casos, cuanto antes se busque una solución, mejor para todos.

Problemas de pareja

Hoy en día los problemas de pareja llenan las consultas de los psicólogos de forma directa o indirecta. No es un dato extraño si tenemos en cuenta que en España, cada cuatro nuevos matrimonio, tres terminan en divorcio.
Los problemas de pareja no solo dañan la calidad de la relación sino que donde más se resiente es en la estabilidad emocional de cada uno de sus miembros. Frecuentemente estos conflictos los sube a un carrusel de emociones marcado por “altibajos” que al final acaban creando una tensión muy difícil de soportar que finalmente conduce a la separación o divorcio.

¿Qué problemas son los más habituales?

Las situaciones que pueden poner peligro la unión de la pareja son muchas y dispares como situaciones de infidelidad, la rutina excesiva, los problemas para tener hijos, el excesivo trabajo, una situación económica complicada, fallos en la comunicación, etc. Que estos problemas se conviertan en un foco de conflictos dependerá del grado de permisividad y la cohesión de sus miembros.
 
El fallo en la comunicación suele ser uno de los motivos de consulta más frecuente. Enredarse en discusiones infructuosas y destructivas en las que se hace sufrir y se sufre significativamente sin llegar a ninguna solución. Lo contrario también ocurre en muchas ocasiones, parejas que no se hablan ni se comunican y la relación va muriendo. En ambos casos, la vida laboral frenética suele ser uno de los motivos que lo produce.
 
Otro problema habitual es la dificultad para aceptar al otro tal y como es. La sociedad nos enseña a luchar por nuestros deseos e ideales, y a veces esto se lleva de forma muy radical en la pareja, un poco de aceptación del otro nos puede conducir a una mayor felicidad, dándonos cuenta de sus valores y no solamente del aspecto más negativo que nos gustaría cambiar.

¿Qué puede hacer la terapia psicológica por vosotros?

1.- Ayuda a cambiar el enfoque de la relación. Mediante el proceso terapéutico, el psicólogo anima a ambos miembros de la pareja a ver su relación de una forma más objetiva incluyendo la perspectiva del otro. De esta manera detenemos el “juego de culpabilidad” en el que ambos miembros se han atascado, ya que, este juego lo único que genera son sentimientos de malestar e irritación tensando la cuerda al máximo.
 
2.- Mejorar la comunicación. Muchas parejas tienen dificultades comunicativas, lo que provoca dificultades a la hora de entenderse lo que hace que no sean capaces de llegar a soluciones prácticas sin acabar en discusiones acaloradas. La terapia se centra en promover un diálogo constructivo, donde cada cual sea capaz de expresar sus emociones e ideas respetando siempre al otro. 
 
Se trata de un verdadero proceso de aprendizaje, donde no solo se aprende a hacer críticas constructivas sino también a escuchar. Como resultado, la pareja logra una intensa compenetración emocional.
 
3.- Potencia las fortalezas de la relación. Todas las parejas tienen puntos en común pero cuando discuten habitualmente tienden a centrarse solo en las desigualdades que presentan. Los psicólogos trabajamos como un mediador que os ayudará a reencontrar esos intereses comunes, y volveréis a descubrir a la otra persona y maximizaréis las fortalezas de vuestra relación. También fomentaremos los comportamientos positivos que le agradan al otro miembro, como las caricias, la atención a los detalles o las muestras de amor.
 

¿Habéis necesitado alguna vez terapia de pareja? ¿Cuál fue vuestra experiencia?

Hasta el próximo día, gracias por seguirme!!

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *