Sin ti no soy nada…

Son muchas las personas que dependen emocionalmente de su pareja y no son conscientes de ello. Darse cuenta y poner remedio puede ahorrar muchos sufrimientos.
La dependencia emocional de la pareja puede equipararse en la actualidad con el concepto de «adicción al amor». Son muchas las personas que tienen la gran necesidad de tener una pareja, y si la relación fracasa buscan rápidamente otra relación amorosa.
La adicción al amor, como cualquier otra adicción, hace que la vida de la persona adicta gire en torno al objeto amado (la pareja). Su bienestar personal estará en función de la satisfacción que le produzca su pareja, buscará continuamente estar con esa persona y sufrirá cuando no está cerca de ella. Las rupturas amorosas las vivirán como un gran trauma, y tendrán la necesidad irrefrenable de recuperar la relación o buscar una nueva pareja que supla el vacío de la anterior.
¿ CÓMO ES EL DEPENDIENTE EMOCIONAL?

Son personas que:

  • Continuamente se encuentran padeciendo de graves necesidades emocionales, principalmente de falta de afecto.
  • No esperan ni buscan cariño porque nunca lo han recibido y tampoco por esa misma razón están capacitados para darlo, simplemente se apegan a alguien que idealizan.
  • Les interesan personas que en ocasiones les tratan mal porque su deficiente autoestima les provoca fascinación al encontrar una persona exageradamente segura de sí misma, con cierto nivel de éxito o capacidades, a veces más supuestas que reales.
  • Entienden el amor como «apego», enganche, sumisión, admiración a la otra persona y no como un intercambio recíproco de amor y afecto.
       ¿QUÉ ERROR COMETEN?
Los dependientes emocionales piensan que sometiéndose a la persona o personas de las que dependen, mantendrán el cariño que necesitan. Sin embargo, podemos ver, que dada la forma de comportarse estas personas, pueden producir el efecto contrario.
La pareja debe formarse en la igualdad, donde ambos miembros den y reciban lo mismo, respetando siempre la individualidad del otro y exponiendo las propias necesidades.
¿QUÉ HACER SI SOY DEPENDIENTE EMOCIONALMENTE?
Lo primero que seria recomendable que hicieras es buscar un profesional que te ayude a cambiar algunos patrones más coherentes con la realidad. Además, será muy conveniente que te entrenases en asertividad (capacidad para expresar los propios derechos y sentimientos de forma adecuada).

Os adjunto un vídeo en el que explican perfectamente todo lo que hemos comentado en esta entrada:

http://www.youtube.com/watch?v=gnfotiJm4uI

¿Qué opináis de este tipo de relaciones? ¿ Conocéis a alguien? Me encantaría leer vuestros comentarios…gracias por anticipado!!
Hasta la próxima semana!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *