¿Eres resiliente?

La resiliencia es la capacidad que tenemos para afrontar la adversidad y lograr adaptarnos lo mejor posible ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés intenso. Ser resiliente no es sinónimo de no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades, más bien, sería aceptar las cosas como vienen siempre y cuando no podamos hacer nada para cambiarlas ya que son irreversibles. La muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas económicos importantes, etc., son situaciones que tienen un gran impacto en las personas, produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional. Aún así, la personas resiliente lograría, por lo general, sobreponerse a estos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.
El camino que lleva a la resiliencia no es un camino de rosas, sino que implica un significativo estrés y malestar emocional, a pesar del cual las personas sacan la fuerza que les hace conseguir tirar hacia delante con sus vidas ante la adversidad o la tragedia. Pero os preguntaréis, ¿cómo lo hacen?
La resiliencia no se tiene o no se tiene, sino que implica unas conductas y maneras de  pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar.
¿Cuáles son las dimensiones de la resiliencia?
1. Introspección: capacidad que tenemos de observarnos, de conocernos a nosotros mismos y darnos una respuesta honesta y sincera respecto al mundo exterior.
2. Motivación: capacidad de darle sentido a la vida creando nuestro propio proyecto personal.
3. Autorregulación emocional: habilidades propias para afrontar tensiones, sin victimismo y disminuyendo el estrés.
4. Independencia y individualidad emocional: capacidad de mantenernos a una distancia emocional y física ante los conflictos sin aislarnos. Saber fijar límites entre uno mismo y el entorno con problemas.
5. Autoconfianza: autoestima equilibrada, iniciativa y responsabilidad para lograr una sana autonomía personal.
6. Adecuadas habilidades sociales: habilidad para establecer vínculos afectivos con los demás creando relaciones saludables. Equilibrar nuestra propia necesidad de afecto.
7. Actitud positiva y optimismo: capacidad para resolver problemas de forma creativa, desdramatizando. 
8. Humor y creatividad: poseer herramientas para resolver problemas relativizando y sabiendo encontrar lo cómico en la propia tragedia.
9. Colaboración y compromiso: capacidad de comprometerse con valores y ayudar a los demás.
¿Eres RESILIENTE?
Estas son las características de las personas resilientes:
Poseen tres cualidades principales: aceptación de la realidad tal y como es, profunda creencia de que la vida tiene sentido y poseen una inquebrantable capacidad para mejorar.
Además, presentan las siguientes habilidades:
• Capacidad de identificar de forma precisa las causas de los problemas para impedir que vuelvan a repetirse en el futuro.
• Habilidad de control sobre sus emociones, sobre todo ante la adversidad y pueden mantener la calma en situaciones de crisis.
• Controlan sus impulsos y su conducta en situaciones de presión elevada.
• Optimismo realista. Suelen pensar que las cosas van a ir bien, tienen una visión positiva del futuro y creen que poseen gran parte del control de sus vidas, pero sin dejarse llevar por la irrealidad o las fantasías.
• Creen en sus competencias y confían en sus propias capacidades.
Empatía. Buena capacidad para interpretar las emociones de los demás y conectar con ellas.

Y tu… ¿Eres resiliente?

1 comentario
  1. Muchas gracias por tocar este tema y explicarlo también. Tengo de todas formas una pregunta: ¿Puede una persona que ha sido resiliente la mayor parte de su vida, dejar de serlo por un periodo de tiempoo para toda la vida por un trauma o hecho que lo desequilibra emocionalmente?
    Un abrazo y espero tu respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *