¿Quieres empezar a sentirte bien contigo mismo?

Hola, en primer lugar voy a presentarme, mi nombre es Mª Carmen Sahuquillo y soy la instructura de Mindfulness del centro, pinchando AQUI puedes conocerme un poco mejor.

Comenzaré contando una parábola que se atribuye a Chuang Tzu:

«Erase una vez un hombre a quien le alteraba tanto ver su propia sombra y le disgustaban tanto sus propias pisadas que decidió librarse de ellos.»

Se le ocurrió un método: HUIR. Así que se levantó y echó a correr, pero cada vez que ponía un pie en el suelo había otra pisada, mientras que su sombra le alcanzaba sin la menor dificultad.

Atribuyó el fracaso al hecho de no correr suficientemente deprisa. Corrió más y más rápido, sin parar, hasta caer muerto.

No comprendió que simplemente con ponerse en un lugar sombreado, su sombra se desvanecería, y que si se sentaba y se quedaba inmóvil, no habría más pisadas»

……y de eso voy a hablaros, de la necesidad imperante que tenemos de huir de la realidad, del dolor, de las situaciones que nos generan angustia, de aquello que nos incomoda o desconocemos. Huimos sin darnos cuenta que aquello de lo que huimos requiere nuestra presencia y nuestra observación porque se trata de nuestra VIDA.

Resulta obvio decir que todos sabemos que estamos en el momento presente, pero una cosa es saberlo y otra muy distinta es estar plenamente en él. Vivimos con el «piloto automático» instalado como un resorte con el que nos movemos guiados por creencias y hábitos que reproducimos de forma inconsciente. Vamos de autómatas por la vida, así….»por la cara» y eso nos desconecta de la realidad. Por eso, os propongo desactivar ese piloto automático, pasar de automatismos inconscientes y dirigir nuestra atención al momento presente, a lo que siento, como lo siento y las sensaciones que me produce. Pasémonos al otro lado, a la atención plena, al lado del Mindfulness.

Seremos observadores participativos de nuestra realidad. Algo así como el eslogan que dice: «que no te lo cuenten».

Con la práctica del Mindfulness nos planteamos dos metas claras:

La primera, observar manteniendo una atención plena en aquello que sucede, sabiendo que debo regresar a esa experiencia cuando mi mente se distrae (actuar de manera consciente) y, la segunda, y no menos importante, mantener una actitud de curiosidad, de apertura y aceptación de aquello que estoy viviendo. Evitaremos los juicios, a los que estamos tan acostumbrados y aceptaremos esa experiencia tal y como es, y la dejaremos pasar siendo observadores conscientes del momento presente.

Decía D.J. Siegel: «La manera en que centramos la atención contribuye a modelar la mente. Cuando desarrollamos una forma concreta de atender a las experiencias del aquí y el ahora y a la propia naturaleza de la mente, creamos la forma especial de atención que es Mindfulness».

Múltiples estudios hablan de los beneficios de la práctica de la atención plena al momento presente. Yo te hablaré de los que considero más importantes:

  • Vivir con conciencia plena desarrolla nuestra empatía, facilita el acercamiento a los demás porque «vemos con otros ojos» nuestra situación y la que viven los demás.
  • Se reducen las sensaciones de malestar frente a ciertas situaciones. Mindfulness implica la disminución de la reactividad emocional, porque ya no pretendemos escapar….no pretendemos huir, sino que aprendemos a acercarnos a la realidad tal y como es, con curiosidad, sin juzgar y con aceptación.
  • Ayuda a tolerar estados emocionales negativos y permite afrontar adecuadamente.
  • Eliminamos la rumiación o la preocupación excesiva, eso a lo que parecemos estar abonados, pensando más en lo que mañana pasará sin prestar atención a lo que vivo hoy.
  • Propicia un equilibrio emocional.
  • Reduce el estrés y se aumenta la confianza en uno mismo. 

Si leéis artículos en prensa o libros relacionados con el tema, seguramente podréis añadir a esta lista otros muchos beneficios, así que además de retaros a engrosar esta lista, os invito a practicar Mindfulness con nosotros y a compartir experiencias.

¿Qué haremos en nuestras sesiones?

Sabemos que todas las emociones son necesarias, clasificarlas en positivas y negativas puede resultar limitante y hace que veamos algunas de ellas con ciertas reservas o temor.

Nadie quiere que le sucedan cosas negativas, no nos gusta pasarlo mal. En nuestro Centro entendemos que con el  Mindfulness ampliamos miras, abrimos el foco y nos consta que es imprescindible reconocer todo nuestro estado emocional como una amplia variedad de estados necesarios para crecer como seres humanos.

Hay emociones más complicadas de manejar, como la tristeza, la ira o el miedo, principalmente porque no nos resultan agradables, y sobre todo porque NADIE nos ha enseñado a manejarlas. Nuestra reacción es resistirnos, rebelarnos, y después de las idas y venidas acabamos con ese desagradable «batiburrillo» que tiene como ingredientes principales la culpa o el miedo.

Por eso, en nuestro Centro trabajamos con el Mindfulness como herramienta para OBSERVAR y ACEPTAR. Además, sabemos que cada emoción nos trae un mensaje importante. Nos da información sobre cómo me estoy relacionando con el entorno y conmigo mismo. Si somos capaces de recibir el mensaje y dejarla marchar la emoción igual que ha llegado se irá. A veces llueve y parece que nunca dejará de hacerlo, pero siempre sale después el sol, así que pararse a observar la lluvia nos permitirá disfrutar después de un maravilloso arcoíris.

El Minfulness nos enseña a vivir despiertos y tomar decisiones de forma consciente. Nos enseña a aceptar y fluir. Nos enseña a observar esos juicios que emitimos sin darnos cuenta y dejarlos ir. Nos enseña que el momento presente es el que vale y que hay que vivir cada pequeña cosa, cada pequeño instante como único e irrepetible.

En nuestro centro estamos convencidos de que lo primero es conocerse, reconocer qué me ocurre y porqué me ocurre, sin juzgar. Sólo entendiendo qué me ocurre podremos disfrutar de nuestras vidas.

Si crees que el mindfulness podría ser un nuevo hábito en tu vida te proponemos un plan. En Septiembre empezamos nuestras sesiones de Mindfulness en nuestro centro con los siguientes horarios:

Martes y Jueves de 10 a 11:30h

Lunes de 15:30 a 17h

No te quedes sin tu plaza y pregúntanos sin compromiso.

Hasta el próximo día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *