Blog

LLEGÓ LA PRIMAVERA…¿Por qué estoy tan cansado?

Hola a tod@s!!! Como comenté, mi blog me gustaría destinarlo a transmitiros temas psicológicos que nos afectan a todos, que están a la orden del día y que muchas veces estos problemas aparecen en nuestras vidas y no sabemos como hacerles frente…pues eso es lo que me gustaría ir planteando aquí, esos temas cotidianos a los que todos estamos expuestos y así dar algunas pautas de como hacerles frente, aunque ya sabéis que, por desgracia, en muchas ocasiones con unos consejos no se solucionan los problemas, pero espero poder ayudar aunque sea un poquito a que sean más llevaderos.
 
Para comenzar con estas entradas que intentaré que sean muy frecuentes, voy a hablaros de un tema que creo que podría afectaros a algunos de vosotros…
 
Nos encontramos en el inicio de la primavera y es posible que  hayáis notado más cansancio, fatiga generalizada, insomnio, falta de concentración, irritabilidad, aturdimiento y debilidad física y psíquica. Estos son algunos de los síntomas que se asocian a lo que se llama «astenia primaveral», un mal generalizado que suele aparecer con el cambio de estación. 
 
La sensación de decaimiento que se produce es, porque nuestro cuerpo se está adaptando a la nueva temperatura y humedad del horario de verano, no se trataría de una enfermedad, como mucho, estaríamos hablando de un «trastorno temporal». 
 
 
 

¿Cómo se combate?

En primer lugar vamos a detenernos en la alimentación. Debemos adaptar nuestra alimentación de acuerdo con las situaciones por las que atraviesa nuestro cuerpo en las diferentes fases del año. En primavera, nuestro organismo necesitará una dosis extra de energía para hacer frente al día a día, esto podemos conseguirlo incorporando a nuestra dieta una dosis extra de energía a través de los cereales integrales, frutos secos, frutas de temporada…; Estas últimas aportan una energía sana y natural que nos mantendrá despiertos y más activos.
 
Hay que cuidar el consumo de grasas saturadas y de azúcares refinados, que nos darán una dosis momentánea de energía. Estos alimentos ejercen un efecto ‘yo-yo’ que nos aportarán energía rápida, pero tal cual aumentará los niveles de glucosa en sangre, así se desvanecerán en un periodo corto de tiempo sin que nuestro cuerpo los pueda aprovechar como es debido. En su defecto podemos consumir ácidos grasos mono insaturados, omega-3 y azucares de origen integral, conseguiremos más fuerza para vencer la astenia primaveral.
 
La realización de ejercicio es una buena manera de mantenernos activos y más despiertos en estos meses en los que nuestro cuerpo se debe acostumbrar a los cambios a los que se producen en el entorno. Para ello debemos optar por actividades que se adapten tanto a nuestra forma de vida como a nuestros gustos. Cualquier disciplina es adecuada, pues con ello conseguiremos estar más activos.
 
Para facilitar las cosas podemos echar mano de sustancias naturales que activen nuestro metabolismo. En este caso lo que vamos a recomendar es la ingesta de infusiones como el té o diferentes extractos de hierbas que servirán para conseguir que nuestro cuerpo esté más despierto y en mejor estado de manera sencilla y sin apenas darnos cuenta. Esta medida es un buen complemento a los antes mencionados.
 
Espero que este tema os haya parecido interesante y pueda ayudaros un poquito a llevar mejor este cambio de estación que está siendo bastante revuelto…
 
Estoy abierta a cualquier tema que pueda ser de vuestro interés…
 
Hasta la próxima!!
 
 
1 comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *