¿Qué libros son adecuados para nuestros hijos?

madre e hija leyendo
Llega el verano y como padres pensamos que la lectura en los niños es fundamental ya que con ella empiezan a obtener información, ayuda a desarrollar su memoria, aumentan su capacidad de observación y de análisis y empiezan a fijar su atención y a concentrarse en algo concreto.
Además, mediante la lectura, comienzan a potenciar su imaginación y aprenden sobre el mundo que les rodea. Si educamos a nuestros hijos a través de la lectura de cuentos, libros e historias ellos se divertirán y se entretendrán mientras están aprendiendo sin darse cuenta.
 
Para inculcar a nuestros hijos el hábito lector lo primero que debemos hacer es predicar con el ejemplo. Si queremos que ellos vean la importancia de la lectura nosotros la tendremos que ver importante para nosotros, por lo tanto, es interesante que nos vean a menudo leyendo y disfrutando de la lectura. 
 
La lectura desde que son muy pequeños debe convertirse en una actividad especial, emocionante y de juego con nosotros. Compartir esos primeros momentos con ellos harán que el placer por aprender y por la lectura se contagie de ellos a nosotros y viceversa.
 
Los libros pueden aparecer en la vida de nuestros pequeños desde que son bebés. Durante los primeros meses de vida nuestro hijo ya disfrutará viendo los dibujos, colores e imágenes que tienen los libros y se divertirá. 
 
Es fundamental que adecuemos los libros en función de la edad que tienen los pequeños para poder sacar el máximo provecho de ellos y cumplan ese papel educativo que estamos buscando.
niña leyendo un libro

¿Qué características tienen que cumplir los libros para niños?

Los libros para niños, en general, deben cumplir algunas características para que sean adecuados a su desarrollo evolutivo y a sus capacidades cognitivas.
 
– Que tengan objetos e imágenes que les son familiares como animales, partes de la casa, objetos cotidianos, etc.
 
Fuertes y fáciles de limpiar. Lo ideal es que sean fuertes y resistentes y fabricados con materiales no tóxicos, ya que los zarandearán, los chuparan, etc.
– Que les resulten fáciles de abrir solos. Existen cuentos con asas o con páginas gruesas para que a ellos les sean más fáciles de manipular.
 
Pequeños, con poco peso y fáciles de llevar. De esta manera pueden llevarlos ellos mismos y disfrutar de ellos en cualquier sitio.
 
– Con palabras simples en las páginas. Que contengan palabras familiares para ellos como dormir, bañarse, jugar, relacionándolas con el dibujo de su significado, de esta manera vamos introduciéndoles en la lectura y en la simbología de las letras.

¿Qué libro es el más adecuado en cada edad?

De 0 a 3 años

– Con dibujos simples y familiares
 
Sin texto o con muy poco
 
– Temas de su vida cotidiana: el colegio, la casa, la familia, animales, etc.
 
– Libros fáciles de manejar y resistentes
 
– Libros de materiales blandos o de tela, sin puntas.
 
Libros juego, aquellos que tienen diferentes texturas, efectos musicales y sonoros, con actividades manuales como pintar, recortar, colorear.
familia leyendo un libro

De 3 a 6 años

– Continúan predominando las imágenes respecto al texto
 
– Textos en forma de frases breves, en letra manuscrita o mayúscula
 
– Libros ilustrados con un texto de máximo dos frases que acompañan al dibujo
 
– Libros de imágenes
 
– Con textos muy bien secuenciados

De 6 a 8 años

– Empieza a equilibrarse la cantidad de texto e imagen
 
– Con ilustraciones que complementan el texto
 
– Se pasa de la letra manuscrita a la letra de imprenta
 
– Narraciones muy cortas divididas en capítulos
 
Textos cortos, con pequeños diálogos y bien secuenciados
 
 
Y tú…¿Vas a fomentar la lectura este verano?
 
Hasta el próximo día!!
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *