La ley del espejo

La Ley del Espejo nos plantea que el origen de nuestros sentimientos negativos hacia una persona, está en nuestro interior y es, por eso, que somos nosotros los responsables de manejar creencias, ideas y malos pensamientos hacia los demás.

Nuestra realidad es un espejo que nos devuelve la imagen que estamos generando, como diría Jung “Lo que niegas, te somete y lo que aceptas, te transforma”. Lo que nos suele molestar de los demás es lo que nos negamos a nosotros, por eso es muy interesante hacer una pequeña reflexión sobre lo que nos molesta de aquellos que nos rodean.

¿Por qué nos chirría cada vez que nos habla nuestra suegra?

¿Por qué nos perturba que nuestro hermano no nos apoye cuando lo necesitamos?

¿Porqué no nos gusta compartir mesa y mantel con determinadas personas?

Sería una buena idea hacer una lista con todo aquello que nos molesta de las personas con las que nos relacionamos y es probable que seamos conscientes de que hay cosas que nosotros también hacemos mal.

Es interesante llegar a la conclusión de porqué no reaccionamos de la misma forma con todo el mundo. Seguramente porque no guardamos lo mismo hacia unas personas que hacia otras.

Te das cuenta de que no eres víctima de nada ni de nadie, solo de tí mismo, que la causa de todo aquello que experimentas y de aquello que los demás te muestran, está en ti.

Y, de repente, tus problemas se convierten en fuentes de aprendizaje. Esas emociones negativas que alguien te despierta, se convierten en el hilo del que tirar para sanar algo que necesitas sanar, o para empezar a permitirte algo que tú no te estás permitiendo. Entiendes que lo que nos molesta de los demás es algo nuestro que no estamos viendo o no queremos ver, que los demás solo te reflejan aquello que tú has de sanar, permitir o liberar en ti.

Después haremos una lista de aquello que tenemos que agradecer a esas personas que nos incomodan, seguro que lo encontramos…..Esto nos servirá para darnos cuenta de que en ocasiones nuestra actitud ha resultado hostil.

Sea como sea, conocer la ley del espejo nos ayuda a ser precavidos y a procurar no alimentar el rencor y los malos sentimientos de ahora en adelante. No debemos olvidar que proyectamos lo que llevamos dentro, por lo que cada cosa que veamos en los otros, probablemente dirá más de nosotros mismos que de los demás.

 

Si tú no cambias, nada cambia,  porque seguirá estando el mismo reflejo en tu vida!!

 

Hasta la próxima semana!!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *