LA CRISIS, ¿cómo nos está afectando psicológicamente?

LA CRISIS, ¿cómo nos está afectando psicológicamente? 1
Muchas veces nos viene a la cabeza la idea de si seremos capaces de manejar esta crisis económica, este pensamiento se convierte en el eje principal de nuestra existencia, provocándonos un estrés desmesurado debido al terror y al miedo inducido por la gran alarma social que estamos viviendo.
Recientemente, varios medios de comunicación se han hecho eco de cómo la crisis económica actual podría estar influyendo negativamente en la salud mental de los ciudadanos.
LA CRISIS, ¿cómo nos está afectando psicológicamente? 2

Desde el inicio de la crisis las consultas de psiquiatría han aumentado un 12% llegando hasta el 25% en las zonas más afectadas por la crisis económica y el paro, los fármacos antidepresivos han aumentado sus ventas un 10% y un 1,6% los tranquilizantes. Han aumentado significativamente las consultas a los psicólogos con pacientes que padecen estrés e insomnio por las dificultades económicas.

Los trastornos depresivos y los trastornos adaptativos con sintomatología ansioso-depresiva son los que más aumento de la incidencia han registrado. No obstante, esta situación de inseguridad económica también influye en otras alteraciones crónicas, como la esquizofrenia o el trastorno bipolar, así como parece que también puede estar incidiendo negativamente en las relaciones sociales, ya  que se han visto incrementados los conflictos tanto a nivel general como en las familias.
También ha aumentado el consumo de alcohol, de tabaco y el de psicofármacos; todos estos hábitos no saludables podrían utilizarse como estrategias de afrontamiento que, es posible que tengan efectos positivos a corto plazo, pero a medio o largo plazo constituyen estrategias de manejo del estrés inadecuadas, pudiendo llegar a agravar el malestar psicológico que la persona experimenta. 
Estudios empíricos afirman que trabajar, principalmente, tiene efectos positivos en nuestra salud mental. En consecuencia y de acuerdo a las opiniones de expertos recogidas por algunos medios de comunicación, la situación actual de crisis económica nos lleva a un incremento de la percepción de inseguridad laboral, lo que se traduce en un elevado miedo de perder el propio trabajo, una situación de incertidumbre que afecta de manera nefasta al propio bienestar emocional. Es más, en muchos casos este temor se ha hecho realidad.

Estar en paro puede deteriorar la salud psicológica no sólo porque se incrementan las preocupaciones sobre los problemas económicos, sino porque supone la percepción de una pérdida del propio estatus, se cambia radicalmente la rutina diaria –reduciéndose nuestra actividad física, mental y social-, lo cual, sin duda, repercute en nuestra autoestima.

¿Cómo puedo llevar mejor estos cambios?

1.-Evita exagerar la amenaza, las personas que mejor manejan las situaciones críticas son aquellas que logran mantener cierta racionalidad ante la tensión y el miedo. Evita exagerar, esto te ayudará a plantear el problema tal  y como es. 

2.-Evaluar nuestros pensamientos. Es muy importante el sentido común. En ocasiones, la tensión psicológica es más una amenaza imaginaria que real. Tienes que crear un plan para actuar. Debes prevenir en qué áreas te va a afectar más la crisis económica, y tener un plan para paliar sus efectos.
LA CRISIS, ¿cómo nos está afectando psicológicamente? 3

3.-Comparte los problemas. Siempre es saludable buscar ayuda y comprensión. Los problemas se manejan mejor cuando son compartidos, esto te dará la sensación de apoyo y comprensión por parte de las personas significativas de tu entorno. 

4.-No pospongas tus decisiones: ya sabemos que estamos en crisis, es una realidad. Si estás delante de un problema y tienes que buscar solución o ya la has encontrado, comienza a actuar hoy mismo, ya lo dice el dicho, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy!.
5.-Guarda tiempo para el ocio. No tener nada de ocio te resta bienestar y calidad de vida, en definitiva nos provoca un gran malestar, que junto al estrés debido a la incertidumbre de nuestro futuro económico, afecta directamente nuestra forma de vida y nuestro estado psicológico y emocional.
Para evitar esto, puedes reorganizar tu tiempo de ocio, por ejemplo, puedes salir a cenar a un sitio más barato, ir sólo una vez al mes al cine, o buscar actividades recreativas gratuitas para quitarte el problema del gasto.

Espero que estos consejos sirvan de ayuda en estos momentos tan duros que estamos viviendo…

El Viernes nueva entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *