Inteligencia emocional en niños

En el colegio tradicional, se consideraba que un niño era inteligente cuando dominaba las lenguas, las matemáticas, la biología, la historia… Pero en el siglo XXI esta visión ha entrado en crisis por dos causas. Primera, se ha comprobado que la inteligencia académica no es suficiente para alcanzar el éxito profesional.

 
 
Los abogados que ganan más casos, los médicos más prestigiosos y visitados, los profesores más brillantes, los empresarios con más éxito, los gestores que obtienen los mejores resultados no son necesariamente los más inteligentes de su promoción. Son los que supieron conocer sus emociones y cómo controlarlas de forma correcta para que complementaran su inteligencia. Son los que cultivaron las relaciones humanas y los que conocieron los mecanismos que motivan y mueven a las personas. 

Segunda, la inteligencia no garantiza el éxito en nuestra vida cotidiana. El cociente intelectual (CI) de las personas no contribuye a nuestro equilibrio emocional ni a nuestra salud mental. Son otras habilidades emocionales y sociales las responsables de nuestra estabilidad mental y emocional, así como de nuestro ajuste social y relacional. 
 
Por todo esto la sociedad se ha hecho la pregunta: ¿por qué es tan importante aprender a controlar las emociones desde la infancia? 

¿Qué es la inteligencia emocional? 

Hace muy poco hablamos de que era la inteligencia emocional y que cualidades englobaba pero vamos a hacer un pequeño recordatorio. 
 
Se emplea el termino Inteligencia Emocional para describir cualidades emocionales como: La empatía, la expresión y comprensión de los sentimientos propios y ajenos, el autocontrol, ser autónomos, la tolerancia a la frustración, la resolución de problemas, la amabilidad, el respeto, las habilidades sociales…

¿Por qué enseñar estas habilidades a los niños? 

Mi opinión profesional es qué damos por hecho que estas cosas se aprenden sobre la marcha pero en realidad no es así. 
 
La educación emocional surge como una respuesta educativa a una serie de necesidades que se dan en la sociedad actual: ansiedad, depresión, problemas de disciplina, violencia, drogadicción, trastornos de la alimentación… Investigaciones recientes sobre esta temática han demostrado que ser “analfabetos emocionalmente” tiene efectos muy negativos sobre las personas y sobre la sociedad. 
 
 
El desarrollo y comprensión de las emociones en los niños es un proceso continuo y gradual de aprendizaje que va de las emociones simples a las más complejas. Los niños van cambiando sus estrategias para poder enfrentarse a las distintas experiencias que vive a través del control de las emociones, pues el niño se enfrenta mejor a sus emociones a medida que va comprendiendo sus causas y consecuencias. 
 
Uno de los lugares principales para el desarrollo de la educación emocional es el colegio, y es que “el periodo escolar se considera fundamental en la vida del ser humano». 
 
El colegio, a través de todos los agentes implicados (profesores, tutores, orientadores…) contribuye a configurar la personalidad del niño, puesto que los alumnos pasan mucho tiempo en el. Pero es muy difícil que los agentes implicados trabajen todos estas habilidades en profundidad puesto que tienen que impartir todas las materias establecidas, por eso, en muchos colegios se están estableciendo programas de inteligencia emocional como actividades extraescolares, ya que, el aprendizaje social y emocional no puede darse de forma no planificada y espontánea, sino que debe aplicarse de forma rigurosa y controlada, de acuerdo a parámetros científicamente controlados. 
 
De todo lo anterior, se deduce que la educación no puede reducirse sólo a lo puramente académico, sino que ha de abarcar otras dimensiones “cognitiva, afectivo-emocional, moral”, para que se potencie el sano equilibrio entre los aspectos de la persona (mente, cuerpo, relaciones sociales) y se dé la oportunidad 
de conocer y expresar, las distintas potencialidades que cada persona tiene.

Nosotros hemos elaborado un programa de inteligencia emocional para niños de primaria muy completo e interesante que vamos a comenzar a plantear en algunos colegios para ponerlo en marcha el próximo curso pero me gustaría saber vuestra opinión como padres, ¿Vosotros llevaríais a vuestros hijos a un programa de este tipo?, ¿Creéis que es importante que los niños sean emocionalmente más inteligentes desde pequeños? 

Si estas interesado en conocer nuestro programa y crees que en tu colegio tendría cabida nos encantaría que nos lo dijeras y te lo presentamos.

 
Para aquellos que aún no estáis convencidos os dejo un vídeo del programa redes en el que el padre de la inteligencia emocional, Daniel Goleman, argumenta el por qué la inteligencia emocional desde la infancia, espero que os termine de convencer.
 
 
 
Hasta el próximo día!!!
 
 

7 comentarios

  1. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.

    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.

    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.

    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

  2. Ciertamente interesante, me gustaria ver como se lleva a la practica y se trabaja con niños de primaria lo comentado en el programa de Redes.

  3. Muchas gracias por tu comentario y por mencionarme en tu blog, voy a incluirte en mis blogs amigos porqué a los seguidores de mi blog les va a gustar blog seguro c, te invito a hacer lo mismo conmigo si te apetece. También tengo página de facebook si me sigues en ella publico más cosas interesantes que no salen en el blog:

    https://www.facebook.com/pages/Psic%C3%B3loga-Amparo-Caland%C3%ADn/560777733932776

    Un saludo y gracias de nuevo

  4. A modo de resumen, me parece una idea estupenda, estupendísima.
    Siempre he dicho que no es más culto y educado quien más sabe sino quien más transmite lo que ha aprendido. Transmitir es un término que va de la mano de todo lo que has comentado.
    Los niños de ahora son el futuro de mañana y, teniendo en cuenta eso, deberíamos preguntarnos si queremos que la sociedad actual y sus problemas sean los de mañana. Creo que la respuesta es que no y como dices, la parte emocional, en esto, juega un gran papel en el sujeto del futuro.
    Está claro y comprobado que la inteligencia emocional es una parte fundamental de la persona. Buscar esas capacidades que a veces se encuentran escondidas, extraerlas y trabajarlas profesionalmente para que se puedan poner en marcha cotidianamente es un renglón que se ha olvidado en la educación actual del menor. Pero sin ir más lejos, como apuntas, el niño se hace del contexto más cercano absorbiendo cada segundo de información, por ello, creo que, tan importante es trabajar eso en los menores como en las familias, ya que el núcleo familiar es el primer contexto y donde siempre habrá raíces.
    El docente, transmisor de conocimiento, se convierte en una persona muy importante para el discente, siendo este, en muchas ocasiones, el modelo a seguir. Por ello, también considero que aquellos docentes poco preparados para “transmitir”, no solo conocimientos sino valores, debieran pedir a gritos preparación de este tipo.
    Me parece estupenda la idea de incorporarlo en el aula escolar. Está comprobado que flocere un efecto estupendo en las personas que lo reciben. Como bien dices en tu texto, se “impone” desde el Sistema Educativo unos patrones de enseñanza y bueno, a efectos teóricos, en el currículum escolar, se puede leer la importancia de los valores, actitudes y aptitudes, pero la práctica es otra, es la que cada docente imparte en su aula.
    Es triste pero cierto; afirmo que la educación de hoy en día, en términos generales, no es la más adecuada. Se prescinde de lo más relevante: una enseñanza volcada en el cómo actuar, la autonomía, cómo comportarse para con los demás, cómo evitar conflictos y cómo solucionarlos del modo más adecuado; el respeto a los demás, a lo de uno mismo y a lo ajeno, etc.
    Existe, por ignorancia, una creencia muy generalizada: “La educación debe darla el colegio”, pero no es así. A modo global, un niño/a es el reflejo de la conducta familiar pero eso no quiere decir que dicha conducta sea la más adecuada, por tanto, educar emocionalmente, ayudará a que el menor sea crítico con lo que le rodea y consigo mismo pudiendo así, tomar el camino más adecuado.
    La estrategia de enseñanza más actual es “todavía” basada en años posteriores: clases magistrales donde el docente imparte su clase y donde los discentes escuchan, hacen ejercicios, corrigen y a otra clase. Donde los alumnos/as han de memorizar, mayoritariamente, para poder aprobar, donde son etiquetados con un número que dicta si son mejores que otros creando competitividad, donde los juegos todavía son sexistas, donde el docente es incapaz de mediar por su falta de formación (ahí entra esa educación) en conflictos creados por el alumnado, etc. Pero, ¿y esas estrategias de enseñanza que potencian las capacidades individuales de cada discente? Hay tres conceptos fundamentales en la enseñanza: transmitir, dialogar y ser carismático. Y eso se consigue con una formación basada en recursos de inteligencia emocional.
    La enseñanza que propones es ideal. Un niño no solo aprende de los maestros sino de toda la persona y situaciones que le rodea día a día. Siendo así, ¿por qué no introducir algo tan valioso y que puede llegar a conseguir que los niños/as crezcan en calidad humana?
    Se busca a grito abierto el conseguir que el individuo sea mejor persona y como mejor se consigue es con la educación desde diversos sectores, entre ellos, el psicológico, aportando esta idea.
    La sociedad no es consciente, en muchas ocasiones por ignorancia, de la importancia de este tipo de educación.

    1. Muchas gracias!!! Has explicado perfectamente la realidad que existe respecto a la inteligencia emocional!Se tiende a pensar que ser más amable, tolerante, empático, hábil socialmente…se nace y no se hace y esto no es así, podemos aprender y mejorar todas estas herramientas para funcionar mejor en el día a día y conseguir ser más eficaces en nuestro entorno puesto que esto nos ayudará a cumplir nuestras metas con más facilidad y en definitiva a ser más felices.

      He diseñado un programa de inteligencia emocional para primaria y quiero presentarlo a los colegios como actividad extra escolar,sería un proyecto muy interesante y muy positivo para los niños aunque creo que aun se ignora mucho esta temática y se sigue sin ver la importancia que tiene.

      Un saludo y gracias por hacer más interesante el blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *