Horror… llegan las Fallas

Están a punto de comenzar las Fallas de Valencia, y con ellas el peregrinaje de muchos valencianos a sus pequeños escondites debido a la «ligirofobia» ó fobia a los petardos y a los sonidos fuertes.

¿Qué es la ligirofobia?

La ligirofobia es un miedo irracional a los ruidos fuertes, agudos, normalmente repentinos, como los de las explosiones. Las personas que sufren esta fobia no pueden soportar el estallido de un globo, de los petardos, de cohetes… 
Dependiendo de la intensidad de la fobia, ni siquiera pueden estar en presencia de globos hinchados por temor a que exploten de repente. A pesar de que es una fobia frecuente, no es muy conocida porque quien la padece puede hacer una vida normal casi todo el año, aunque esté permanentemente huyendo de situaciones que le pueden provocar el pánico. Esa facilidad para sortear globos y petardos hace que, generalmente, no traten de curarse y vivan acostumbrados a su fobia, aunque eso sí con un nivel de ansiedad bastante elevado.

Las personas que sufren esta fobia, temen y sienten nerviosismo, en numerosas ocasiones, al ser invitados a alguna reunión social, ya que la mayoría de las veces en estas hay globos y petardos, ellos sienten que en cualquier momento pueden estallarles. Las Fallas, bodas, fiestas patronales y celebraciones parecidas a éstas, representan para ellos miedo y angustia porqué en estos acontecimientos suelen estar presentes sus estímulos temidos. Muchos ligirofóbicos catalogan estas ocasiones como un «sin vivir».

 
La llegada de las Fallas y los días previos a estas fechas, supone para todas las personas afectadas por ligirofobia un auténtico martirio. Simples o complejas explosiones provocan una gran tensión y estado de ansiedad significativamente elevado, impidiendo en la mayoría de los casos realizar una vida normal y quedándose encerrados en casa sin poder salir… 

Síntomas

El miedo a los ruidos fuertes, como hemos mencionado anteriormente,  es un fenómeno bastante común que irrumpe en la vida de algunas personas. Semejante condición puede llevarlos a presentar ataques de pánico u otros serios inconvenientes. Algunos de los síntomas típicos de la ligirofobia son: respiración entrecortada u acelerada, latidos irregulares, tendencia a transpirar más de lo habitual, sentimientos de malestar y sensaciones de alarma o ansiedad.
 
Las personas con fobia a los ruidos fuertes y ante la presencia de ellos reacciona de formas distintas, puede aparecer:
 
  • Bloqueo de los pensamientos
  • Aumento de los latidos del corazón
  • Ahogo o sensación de falta de aire
  • Deseos de huir de la situación
  • Enrojecimiento
  • Sudoración
  • Dolor en el pecho

Son muy dispares y variadas las conductas de seguridad que pueden utilizar, entre ellas encontramos: Llevar los cascos con la música excesivamente elevada, evitar calles o lugares, andar más deprisa, taparse los oídos  no salir de casa e ir en coche aunque sea cerca…

Tratamiento 

Si estás en Valencia y temes alguna de estas situaciones o tienes alguno de los síntomas asociados con la ligirofobia, te recomiendo que te pongas en contacto con nuestro centro, podemos orientarte con tu tratamiento.
 
Si estas leyendo esto y eres de los que viven en Valencia EVITANDO todo lo relacionado con los petardos, porque te genera mucha ansiedad o malestar y está afectando significativamente en tu vida, no dejes pasar más días. Que no pasen más años. Tu problema te está afectando porque no eres tú el que decide qué hacer con tu tiempo, con tu vida… sino más bien son unos gramos de pólvora los que deciden por ti.
 
Ahora ya sabes que tu problema tiene solución, tu eliges!!
 
Hasta el próximo día!!
 
 
 

5 comentarios

  1. ¡Hola!
    Mi nombre es Elena y esta es mi experiencia:

    soy valenciana y desde pequeña he sufrido un miedo espantoso a los petardos, globos, etc. No salía en fallas y si lo hacía era para irme a algún centro comercial (me llevaban en coche)o bien para hacer un viaje (huir). Lo peor de todo es que te sientes un bicho raro, las amistades y familia saben que tienes ese miedo,te pueden apoyar,pero guiarte para superarlo es complicado, necesitaba un especialista que me propocionase una visión objetiva de la situación.
    Decidí ir a terapia para superar ese miedo ya que me dio el tembleque al pensar que al incorporarme al mundo laboral no podría huir del problema. Amparo y yo nos pusimos en contacto para abordar mi fobia de la mejor forma, yo era reacia a acercarme a un globo (ni siquiera inflarlo),explotar petardos, o salir a la calle en fallas. Pues bien, con mucha paciencia y ganas (importantísimo), empezamos poco a poco con distintos escalones en la terapia. Al principio tenía mis dudas de si podría conseguirlo -¿qué voy a hacer si no lo supero?- ¡qué estrés!.
    Fácil desde luego no ha sido, hay que tener ganas de enfrentarse a las distintas situaciones, ayuda mucho tener a alguien contigo mientras dura el proceso de aprendizaje de nuevas formas de abordarlo: aprende a no taparte los oídos, a no clavarte las uñas, a relajar el abdomen, a no salir corriendo, de algunas te das cuenta por ti misma, pero hay otras que te las tienen que decir y para eso tenía a Amparo, ¡jajaja! parece una tontería, pero también era un consuelo.
    Estas fallas de 2013 han sido muy diferentes, pude salir a la calle, primero con Amparo -Elena, hay que exponerse- y yo pensaba -¿Y si no aguanto?- Era mucha la ansiedad al principio, después baja tras un ratito.No se trata de ser el Sr. Pirotécnic que pot començar la mascletà, sino tener la opción de hacer tu vida normal sin depender de si tiran un petardo o no.
    Después de tantos años (más de 28)he conseguido ir a mi trabajo (en pleno centro de Valencia), salir a la calle, ver la mascletà y varias fallas del barrio, incluso ir al casal de una amiga.
    ¡Muchas gracias por tu paciencia y tiempo!
    Un abrazo.

  2. Gracias Elena!!! Has explicado muy bien tu experiencia al principio y cómo has conseguido los objetivos que perseguíamos con la terapia, creo que tu experiencia puede ayudar a muchas personas que piensan que nunca van a poder enfrentarse a sus miedos, eres un gran ejemplo de superación!!!

    Un abrazo

  3. Buenos días Rosabell, en el apartado de arriba donde pone contacto tienes las distintas formas de localizarme, no obstante, en este mail (psicoeducavlc@gmail.com) puedes escribirme y contarme brevemente qie te ocurre y fijamos una cita.

    Un saludo y gracias por tu comentario

  4. Hola:
    Me llamo Minerva, y decidí este verano ponerme en contacto con Amparo pues mi hija, Laia de 5 años nos preocupaba bastante pues se había convertido en una niña con miedos a todo tipo de ruidos fuertes (globos, sonidos de precisión, cohetes…) y esto ya nos estaba limitando mucho en nuestro día a día pues veíamos que la niña no disfrutaba de las pequeñas cosas cotidianas, como por ejemplo, un cumpleaños, una cabalgata de reyes, las fiestas patronales del pueblo, etc…porque todos estos sitios, como en cualquier celebración, van relacionado con globos, música fuerte, cohetes y, la verdad es que nos veíamos impotentes frente a esta situación y decidimos buscar ayuda.
    Indagando por la red, descubrimos que el miedo a este tipo de ruidos tiene un nombre, la ligirofobia, y también vimos que mucha gente de todas las edades la padece, yo creía que era más un miedo típico de la edad de mi hija pero vimos que no, que es algo incontrolable y que si no se busca ayuda ese miedo cada vez se va ampliando a más campos, y por eso finalmente decidimos ponernos en contacto con Amparo.
    Fué la mejor decisión que tomamos pues, a fecha de hoy, puedo decir que Laia ha superado sus miedos.Ahora ya puede ir a una fiesta y rodearse de globos, puede bailar al lado de una orquesta
    e incluso puede disfrutar de las fiestas patronales soportando los ruidos de los cohetes , algo impensable hace 3 meses.
    Desde aquí animo a todas las personas que padezcan esta fobia a buscar ayuda. Amparo nos ha ayudado mucho con sus consejos y con las pautas que nos ha ido dando y estamos muy agradecidos.Os aseguro que os cambiará la vida.
    Amparo os puede decir como estaba Laia cuando empezamos la terapia y yo os digo ahora que es una niña feliz y totalmente relajada.
    Espero que nuestra experiencia os sirva de ejemplo y os ayude a muchos de vosotros.
    Gracias Amparo de nuevo!
    Un Saludo:
    MInerva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *