Falsa autoestima

¿Has conocido alguna vez a alguien con la autoestima por las nubes? Me atrevería a decir que todos hemos conocido en alguna situación alguien así. Es esa típica persona que da la impresión de estar completamente segura de sí misma y de que se come el mundo. Hasta ahí bien, incluso es una actitud adecuada, pero su forma de hablar, de enfocar las situaciones hace que a veces nos saque de quicio porque sentencia cuando habla, está encantada de conocerse y lo que es peor intenta imponer su opinión o anula la de los demás. Como veréis, algo no cuadra ya que, si tuviera esa persona una autoestima equilibrada ¿Se mostraría así? Yo creo que NO.
Acuñamos el término de falsa autoestima, cuando creamos una imagen como protección, para aparentar que no tener complejos, sentimientos de inferioridad, inseguridad, y así,  que no nos hagan daño y sobre todo para aparentar y recalcar que somos seguros y confiamos en nosotros. Frecuentemente, las propias personas que crean esta falsa autoestima, no son conscientes de que la poseen baja, ya que con las herramientas que van empleando para enmascarar la verdad, acaban creyéndose que gozan de un gran amor propio. 
Por el contrario, otras personas si que son conscientes de su problema, muchos se ponen máscaras que no tienen nada que ver con ellos mismos voluntariamente. Tapando así sus debilidades, sintiéndose a salvo y logrando que los demás no se enteren de su problema. 
Esta apariencia puede ser creada, en una o en varias áreas de la vida (trabajo, amistades, casa, con determinados familiares, etc), para compensar esta debilidad o carencia de alguna habilidad. Por ejemplo, encontramos casos en los que una persona puede tener una alta autoestima laboral y ser realmente muy competente en su trabajo, pero puede manifestar un significativo déficit en el área personal y ser incapaz de relacionarse con los demás o ser incapaz de encontrar pareja. 
¿Cómo se manifiesta?
Las personas que presentan una baja autoestima «externa», es decir, que la manifiestan tal cuál y los demás se dan cuenta de ella, tienden a desarrollar estrategias que les permiten evadirse de la realidad con la finalidad de no afrontar sus sentimientos de ineficacia ante la vida en general. Por el contrario, las personas con falsa autoestima se escudan en los éxitos profesionales u otros «logros» porque precisan sentirse valorados y reconocidos, por ejemplo utilizan, su profesión, un cargo, las pertenencias que tenga, etc, ya que consideran que les dan identidad y les aportan seguridad. 
Presumir de quienes somos, de lo que hacemos o de lo que tenemos, incluso, criticar y denigrar a los demás es un mecanismo de defensa de nuestra mente para contrarrestar esa carencia de estima hacía uno mismo. 
El no sentirse valiosos y considerarse en una situación de desventaja o inferioridad, buscan atacar a los demás mostrando esa imagen de creerse los mejores y de ser superiores llegando hasta a ser malos y crueles. Su táctica es que al no quererse ni respetarse a sí mismo intenta colocarse en situaciones de poder y superioridad desde donde cree nadie se enterará de su problema. Por lo tanto, uno de sus pocos placeres de la vida será convertir a aquéllos que tienen éxito en su vida personal y laboral en objetivo o diana de sus críticas y opiniones.
¿Cuáles son los rasgos que la delatan?
  • Sentimientos de superioridad
  • Envidia 
  • Crítica constante a los demás y a sus debilidades
  • Crueldad 
  • Prepotencia 
  • Orgullo, ya que, no son capaces de reconocer que han cometido un error y mucho menos de pedir perdón.
  • Egoísmo 
  • Arrogancia
  • Faltas de respeto hacía los demás
  • Insensibilidad 
  • Autoritarismo 
  • Irritabilidad 
  • Inestabilidad emocional 
  • Querer ser el centro de atención y lucirse ante los demás, son fanfarrones,
    presumen de cosas que han hecho y alardean de ello.
  • Inflexibilidad 
  • Resentimiento 
  • Manipulación 
  • Autoengaño 
  • Exageración
¿Qué puedo hacer?
Una vez una persona ha desarrollado, este tipo de autoestima y la desarrolla de forma exagerada es difícil que lo reconozca y mucho menos que lo considere un problema. De hecho presentan cierta predisposición de desarrollar determinados trastornos psicológicos como el narcisismo, manía o depresión

Te proponemos para llevarlo mejor lo siguiente:

-. Ponles límites
No pueden hacer todo lo que quieren, hay normas que cumplir y no todo gira en torno a ellos. No les des todo lo que piden y deseen ya que tienen que entrenar su tolerancia a la frustración, y aguantar cuando las cosas no son como uno quiere, ya que, te hace fuerte.
-. Su conducta tiene que tener consecuencias
Hacer las cosas bien y hacerlas mal tiene consecuencias muy diferentes y cada persona elegimos cuál queremos que sea nuestro comportamiento. Si aprendemos esto, tendrá que reconocer su responsabilidad y resolverá sus problemas sin culpar a los de su alrededor.
-. Enséñale que no es el mejor ni siempre puede tener la razón
Tienen que aprender que no son perfectos y no serlo los prepara para aceptar sus fallos y aprender de esos errores. Comprender esto evitará la constante comparación con los demás.
Y tú… ¿conoces a alguien con falsa Autoestima?
2 comentarios
  1. son insoportables los de la primera parte del post; yo termino por darles la razón como a los tontos…si no los mando a tomar por culo directamente, cosa que ya he hecho alguna vez, no debí pero es que llega un punto que te quitan de quicio, la última vez fue pq la persona en cuestión se estaba sobrepasando, con una compañera de trabajo; que viene a ser como la segunda parte del post, en la cual yo también me veo reflejado…no por tener un carácter afable, nadie tiene derecho a pisarte, y reconozco estar amargado, pero no voy por ahí pisando a los demás como hacen much@s, me lo trago yo..graci por el genial post

  2. Gracias por el articulo tan bien explicado que has elaborado y por presentar las armas con las que enfrentarte a ello, porque no solo identificas el problema en si, sino que nos das armas para defendernos ante el. y otra cosa que no tiene nada que ver con esto. tienes una sonridsa preciosa jajaja si no lo digo reviento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *