Efectos psicológicos del paro

Efectos psicológicos del paro 1
Actualmente nuestro
país se encuentra en una situación dramática con más de 5.000.000 de parados y
esto nos está llevando a vivir problemas económicos y familiares, pero sobre
todo a problemas psicológicos profundos y duraderos.
Efectos psicológicos del paro 2Obtener un empleo es
una expectativa social y cultural adquirida desde la infancia y reforzada en el colegio y en la familia. Cuando una persona accede al mundo del trabajo adquiere una
posición y una identidad social y personal que le caracteriza. El paro interrumpe este proceso y genera una sensación de fracaso.
El malestar
psicológico de los parados no se debe únicamente a la falta de recursos
económicos, sino sobre todo a la «ruptura» que supone esta situación
y que puede provocar trastornos afectivos o psicofisiológicos.
Consecuencias del
paro
Muchas
investigaciones han estudiado el efecto debilitador que tiene el paro como
factor estresante, favoreciendo una mayor incidencia de trastornos psicológicos,
como depresión, ansiedad… 
El paro lleva a una desvalorización ante los demás, especialmente ante la familia, y provoca la
ruptura con contactos en el medio social y laboral. Una característica
psicológica fundamental que proporciona el trabajo es que sitúa al individuo en una red de
relaciones con un lugar concreto y una determinada función dentro de una
estructura social.
Para muchas personas
el trabajo supone una seña de identidad. A través de él encuentran un lugar en
la sociedad, se sienten útiles, les proporciona un status social y lo
consideran como el medio para entrar a formar parte de la dinámica de la vida,
para sentirse partícipes de la sociedad. 
En este sentido, el
paro supone un aislamiento social. El parado no sólo pierde los
contactos con las personas con las que se relacionaba profesionalmente, sino que tiende
a encerrarse en sí mismo y a dejar de contactar con los demás. Se siente
inseguro y desvalorizado. 
Para la mayoría de las
personas, estar inactivos y no desarrollar ninguna función laboral les impide
tener un rol social con el que identificarse, lo que le afecta negativamente en
su personalidad. 
Efectos psicológicos
que se hacen crónicos
La investigación
llevada a cabo por Arthur H. Goldsmith, profesor de Economía en la
Universidad Washington and Lee de Estados Unidos alerta sobre efectos
que “pueden durar largo tiempo y hasta hacerse crónicos”.
Según este trabajo,
las personas que tardan más de cinco semanas en encontrar un nuevo trabajo comienzan a acusar el cambio y hacerse preguntas como “¿Por qué me ha tocado a
mí?”, “¿Carezco de la capacitación necesaria?”… De esta manera empieza a descender la autoestima, elemento fundamental para
sentir bienestar psicológico. A menudo, si
el paro se prolonga durante varios meses, las personas empiezan a tener niveles muy elevados de ansiedad, depresión y problemas de sueño. Cuando el paro se extiende a largo plazo, más de 9 meses, los efectos
psicológicos a menudo se hacen crónicos y, por tanto, más difíciles de hacerles frente.
Efectos psicológicos del paro 3
Las consecuencias
psicológicas son diferentes para los distintos sectores de la  población. En la
juventud, el paro alarga la dependencia de los padres y provoca un
estado de agresividad y de rebelión. Los jóvenes viven el paro como
un fracaso y esto puede conducirles a la depresión, a reducir sus relaciones
sociales, aumentar su pasividad y a reducir sus expectativas de futuro.
Otro sentimiento característico de los jóvenes es la vergüenza ante
la familia, porque sienten que les están manteniendo, a pesar de sacrificarse, a causa, de su preparación profesional. Es más, algunos estudios constatan que
los jóvenes acaban invadidos por sentimientos de apatía y resignación, y
abandonan la búsqueda de trabajo ante los repetidos fracasos.
Los adultos pasan en
general por varias fases ante un despido. Primero experimentan un shock, se
sienten sorprendidos por la noticia, desorientados y tienen miedo. Después,
les parece que están de vacaciones (aún no han interiorizado que están parados), lo
perciben como una situación temporal. Pero llega un punto en el que asumen su nueva situación y comienzan a sentir la imperiosa necesidad de buscar trabajo y volver a su anterior normalidad, ante los repetidos fracasos, se sienten ansiosos
e irritables, una fase que puede durar varios meses y que puede derivar en distintos
trastornos psicofisiológicos.
Como veis estar parado se está convirtiendo en un problema muy grave que está influyendo y derivando a numerosos problemas psicológicos graves de ansiedad, depresión, entre otros, a los que se suman la insuficiencia de recursos de la salud mental pública española y la falta de recursos económicos para acudir a profesionales en la práctica privada que te ayuden a manejar mejor estas dolencias, que aunque muchas personas siguen sin darle la importancia que merecen, en muchas ocasiones los trastornos mentales son más duros que los físicos…
¿Qué opináis respecto a esto último? ¿ Creéis que los trastornos psicológicos se les da la importancia que tienen?, ¿Qué opináis los que habéis padecido alguno de ellos? Estaríamos encantados de leeros, sabéis que podéis opinar de forma completamente anónima!!!! Animaros a opinar, enriquecemos el blog!!
Gracias por seguirme…dentro de nada hacemos un año!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *