Cuesta de Enero; ¿Cómo afrontarla?

Cuesta de Enero; ¿Cómo afrontarla? 1
Ya han pasado las Navidades y con ellas las vacaciones, las reuniones familiares, los regalos y los excesos, y empiezan a aparecer las depresiones y los problemas
 
Durante estos días festivos, nos dejamos llevar por las emociones y no miramos precios porque es Navidad y no importa, dejamos a un lado las dietas o simplemente el equilibrio alimenticio, y disfrutamos de la familia. Pero cuando esto llaga a su fin, nos espera la Cuesta de enero, que viene con algunos problemas económicos por los gastos de las comidas, los regalos… y encima empiezan las rebajas; los kilos de más; y la vuelta al trabajo que provocan que las consultas de expertos en salud aumenten entre un 30% y un 40%.
 
Además estas fechas, también conllevan que mucha gente que vive fuera, distanciada y lejos, aprovecha para reunirse y pasar tiempo juntos, volver después a la lejanía no es fácil y se hace duro para los que vienen y para los que se quedan. 
 
Los kilos de más, las dificultades económicas y hacer un balance negativo de lo que se ha conseguido y lo que no durante el año que dejamos atrás, son otros de los desencadenantes de la depresión «post-navidad»
 
Los motivos por los que podemos sentirnos deprimidos o algo tristes tras  las navidades son varios, pero los más habituales son la vuelta a la rutina y a las obligaciones (sobre todo cuando se ha disfrutado de unos cuantos días de vacaciones), la separación de familiares y amigos y las dificultades económicas. 

Como en prácticamente todo, está en nuestra mano darle la vuelta a la situación y animarnos y para ello, es necesario cuidar nuestra salud emocional para poder afrontar la «crisis de enero», que puede generar angustia, apatía y depresión, y afecta a 8 de cada 10 personas.
Cuesta de Enero; ¿Cómo afrontarla? 2

¿Qué puedo hacer?

Cómo hemos visto la cuesta de Enero engloba muchos temas, vamos a plantear algunas medidas que puedes llevar a cabo para mejorar la situación y lleva lo mejor posible esta etapa post-navideña.

— Nivel económico

1. Planifica. Es imprescindible planificar y controlar las finanzas domésticas.
 
2. Prioriza. Es importante elaborar una lista con los gastos variables del mes y clasificarlos por prioridades. Lo ideal es dejar aquellos que no sean tan importantes para algunos meses después.
 
3. Paga en efectivo. Paga en efectivo en vez de usar la tarjeta de crédito. 
 
4. Cuidado con las rebajas de invierno. Enero es también muy tentador por las rebajas. Sin embargo, hay que tener cuidado y no dejarse llevar por la fiebre consumista. Intenta limitarte a comprar sólo aquello que realmente suponga un ahorro y sea necesario.
 
5. Compara precios. Internet es una buena herramienta para y escoger la mejor opción, también consultar los folletos que de los buzones para así comparar y elegir la mejor oferta de productos cerca de casa. 
 
6. Implica a toda la familia. La economía familiar es cosa de todos los miembros. Si se comparte también con los más pequeños estarás fomentando una educación financiera responsable.
 
7. Llena el carro de la compra de manera sensata. Planifica la compra antes de hacerla y según el presupuesto ayuda a no comprar alimentos capricho y que encarezcan tu cesta.
Cuesta de Enero; ¿Cómo afrontarla? 3

–Nivel emocional

1. Establece nuevas metas.
 
2. Pasa los objetivos que no hemos logrado este pasado año a nuestra lista de tareas pendientes para este año nuevo y sigue luchando!
 
3. Busca cosas que te motiven y empieza a elaborar un plan para llevarlas a a cabo. 
4. Piensa en los buenos momentos que has pasado con la gente a la que ahora vuelves a echar de menos y buscar opciones para poder verlos lo antes posible.
 
5. ¿Has pensado en hacer deporte? Está demostrado, si practicas deporte de regularmente no sólo es bueno para tu salud sino que también ayudas a combatir el estrés. También, conseguirás romper con la monotonía del trabajo y ganarás en salud y energía.
 
6. Ten una mentalidad más positiva. Acepta la realidad, acepta el hecho de que ya has tenido tu tiempo para descansar y de que ahora toca trabajar. 
 
7. ¡El día tiene muchas horas!. Comprende que el día tiene 24 horas, y que tu trabajo sólo te ocupa una tercera parte del mismo. Así que cuando hayas terminado tu jornada laboral, dedica el resto del día a practicar actividades que te gusten o aprovecha para estar con tus amigos o familia.
 
¿Qué te parecen estos consejos? 
 
Un abrazo!!
 
 
 
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *