¿Crees qué no es posible salir de una infidelidad?

mujer mirando el movil

Acabar una relación, en la mayoría de las ocasiones, es una situación dura por la que las personas solemos pasar un duelo pero, si encima, la relación se acaba debido a la infidelidad de una de las partes, el dolor, la decepción y el vacío se multiplica. 

Hoy os dejo el testimonio de José, un chico que acudió a mi consulta tras pasar 4 meses desde la ruptura y viendo que no levantaba cabeza decidió empezar a trabajar conmigo. 

Desde el principio, José se mostró con una actitud excelente y muy colaboradora, ya que, necesitaba animarse y volver a ser el mismo. A pesar de la dureza de la situación y lo difícil que se lo puso su ex pareja, ya que, no sólo se portó mal engañándole, sino que siguió con provocaciones y  restregándole su nueva situación sentimental, causándole más dolor si cabía. 

Os dejo el testimonio que os demostrará lo que hemos descubierto en nuestras sesiones; 1. A veces creemos que somos felices y sólo estamos en la zona de cónfort conformista; 2. Ahora sabemos qué personas son importantes en nuestra vida y cuáles sobran; 3. Hay cosas maravillosas e ilusionantes ahí fuera esperándonos y 4. No todo en la vida es trabajar, el dinero sin ser disfrutado no vale para nada. 

Gracias por  permitirme ser tu entrenadora en este momento tan duro y por permitirme formar parte de tu metamorfosis. Ahora eres feliz y sabes disfrutar de la vida. 

Testimonio de José

Llevaba unos meses perdido, malhumorado, apático, sin ilusión, enfadado con todo y con todos.

Si, así es como llegué a la consulta de mi psicóloga. Me costó mucho sentarme en aquella silla, pensé que no podría haber nada ni nadie que me sacase del pequeño abismo en el que me encontraba.

Pero un día decidí que no podía seguir así, mi hermana concertó una cita con mi psicóloga y aquí sigo meses después mirando a la vida desde otra perspectiva.

Vivo en un pueblo muy pequeñito, de alrededor de 100 habitantes, pero allí tenía todo lo que necesitaba, o eso es lo que yo pensaba. Mi trabajo, al que dedicaba la mayor parte de mi día, mi familia, mis amigos de toda la vida y mi pareja, con la que había compartido 11 años de mi vida.

Yo pensé que era feliz, que no me hacía falta nada más en la vida…

pareja enfadada

Pero un día todo cambia, lo recuerdo bien, era lunes, me encontraba bastante ilusionado porque por fin iba a irme a vivir con mi pareja, imagino como cualquier persona que empieza un proyecto nuevo de vida.

Aquel mismo día, mi padre tenía una revisión anual de su enfermedad, con la que siempre íbamos venciendo batallas. No obstante, aquel día no tuvimos tanta suerte, la situación se había agravado. La vida es capaz de cambiarte en unos segundos y de qué manera…

Dicen que en los peores momentos, uno se rodea de los seres que más quieres, pero éste no fue mi caso, en menos de 24 horas de compartir la noticia con mi pareja, ésta me había dejado. En aquel momento sentí que todo mi mundo se desmoronaba y, pese a todo, no conseguía encontrar justificación alguna.

Lo recuerdo bien, le pedí muchas explicaciones, porque no entendía ni encontraba justificación alguna a lo que me estaba sucediendo.

Los siguientes meses, pese a mi preocupación por los problemas de salud por los que pasaba mi familia, seguí intentando encontrar una lógica a todo lo que me había sucedido, incluso traté de reconstruir en vano mi relación, sin saber si quiera porque se había acabado.

medico informando sobre problemas de salud

Fueron unos meses muy intensos, llenos de peleas, desprecios, faltas de respeto… ahí empecé a darme cuenta que la persona con la que compartía mi día a día era una perfecta desconocida para mí.

La vida en el pueblo me asfixiaba bastante, mismo círculo de amigos, ni un solo segundo de desconexión, algo que no me ayudaba en nada a salir de aquel pozo en el que cada vez me encontraba más ahondado.

Siempre había sido una persona muy ambiciosa, sobre todo en lo que a lo económico se refería, yo, en ocasiones, cedía en sus caprichos, otras me resultaba imposible, no sé si aquello tuvo mucho o poco que ver, pero estoy seguro que supuso un punto de inflexión en mi relación.

Dicen que nada es eterno, así que mi incertidumbre tampoco lo fue, de repente todos los interrogantes encontraron sus respuestas.

Un día estás en el trabajo y un amigo se atreve a decirte que tu pareja está con otra persona, otro día, otro amigo te dice que desde hace bastante tiempo, incluso cuando todavía estaba contigo, y así, poquito a poco, todo cobra su sentido.

Primero te invade la rabia, el enfado y después te vas calmando, por fin lo entiendes todo y aunque has sido el último en enterarte, por fin lo has hecho.

Son momentos muy duros, no lo voy a negar, pero uno tiene que volver a reconstruirse así mismo.

Hoy sigo viviendo en el mismo pueblo, pero miro la vida desde otro punto de vista, creo que nada me puede derrotar, así que retomé viejos amigos, aquellos que había perdido con mi relación y saqué de mi vida a otros que no aportaban nada, me hice bastante selectivo en cuanto a amistad se refiere.

Hoy disfruto de cosas que antes desconocía, tengo aficiones nuevas, hasta me doy caprichos, me mimo bastante. Sigo batallando con los problemas de salud de los míos, pero me siento más unido a mi familia que nunca y creo que ellos disfrutan más de mí que lo han podido hacer en años y eso me gusta.

Ahora acabo mi jornada laboral y sigo trabajando en mí mismo, intento conocerme cada día más, creo que es ahora cuando veo las cosas que antes no veía, creo que gozo de mucha predisposición para hacer todo aquello que puede hacerme feliz, tanto que a veces desearía que el día tuviese más horas, por contar siempre con la familia, con los amigos de verdad, por haber buscado ayuda cuando yo solo no pude.

He vuelto a creer en la vida y vivo el presente porque no sé qué puede pasar mañana. Me ilusiono de nuevo con las cosas y aunque sé que tengo que seguir trabajando porque a veces sigo teniendo días grises, estoy seguro de que camino hacia mi paz interior y hacia esa felicidad que durante años pensé que tenía y, sin embargo, es ahora cuando me doy cuenta que voy descubriéndola.

 

¿Qué te ha parecido el testimonio de uno de nuestros pacientes? Nosotras estamos muy contentas con su evolución y seguimos que vaya a mejor. Ahora ya sabes que de todo se puede salir pero con ayuda.

 

Hasta la semana próxima!!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *