Blog

Cómo saber si debes seguir con tu relación de pareja

Todos hemos tenido alguna vez dudas en el amor. Mantener una relación de pareja requiere sensibilidad, atención y, en ocasiones, una buena dosis de paciencia. Por ello, no es extraño que nos preguntemos de vez en cuando si realmente merece la pena continuar con nuestra actual pareja, sobre todo si ya llevamos un tiempo con ella y se ha disipado parte de la “magia” del principio.
 
Sin embargo, a pesar de que se trate de algo tan común, muchos de nosotros no estamos preparados para sentir estas dudas en el amor y lo solemos pasar muy mal. ¿Significa esto que no es la persona adecuada para mí? ¿Deberíamos romper, a pesar de que hasta ahora todo ha ido bien?

¿Cuáles suelen ser las principales razones de una ruptura?

Según datos de un estudio realizado por eDarling entre sus clientes, el amor no tiene fecha de caducidad para el 64% de los consultados, así, el 90% considera que aún puede conocer al amor de su vida. Pero, a pesar de este optimismo, los hombres prefieren mantener una relación sin amor, especialmente por comodidad y rutina (38%), por miedo a estar solos (31%), por los hijos (15%) y por cuestiones económicas (11%).
 
Casi la mitad de los usuarios asegura que entre un 50-80% de las parejas existentes actualmente mantienen una relación sin amor y 5 de cada 10 considera que alguno de sus ex ha sido el amor de su vida.

¿Es normal tener dudas con la pareja?

¡Sí! ¿Por qué no? Piensa que la duda es consustancial a cualquier tipo de relación. Si no la afrontamos sino que la evadimos, huimos de ella, lo único que conseguimos es retrasar el momento en que debamos poner una solución a su causa.
 
De hecho, como psicóloga nunca me canso de repetir durante las terapias de pareja que no hay nada que no pueda intentar solucionar una buena y calmada conversación. Una charla que se tome su tiempo, sin reloj, sin prisas, que permita a tu pareja saber lo que piensas y que te permita a ti saber cómo esta él/ella. Y, a partir de allí, saber si os podéis adaptar a la nueva situación o realmente la situación no tiene arreglo posible.
 
Las dudas en el amor más comunes se producen en las siguientes situaciones: 

.- En respuesta a un cambio (externo o interno). 

.- Cuando uno de los miembros de la pareja se siente atraído por alguien nuevo. 

¿Sigo en la relación o la dejo?

Dado que las rupturas son siempre algo doloroso y que no vamos a olvidar, conviene llevarlas a cabo de la forma más madura y tranquila posible.
 
Antes de nada, piensa en cómo será esa relación si continúa dentro de un año o de cinco años, quizás esa perspectiva te proporcione una idea de lo que quieres hacer, de lo que te hace sentir bien o mal. Es necesario ser muy realistas y no engañarnos a nosotros mismos, puesto que eso puede perjudicarnos a nosotros y a la otra persona.
 
Estas preguntas podrían ayudarte a decidirlo:
 
– ¿Te apetece volver a casa después del trabajo como antes?
 
Si estas notando que cada vez llegas más tarde a casa con la excusa de que tienes trabajo y te quedas haciendo tiempo extra, vas al gym más a menudo o aumentas en exceso tus hobbies, parece que te apetece más salir con amigos y llegar más tarde a casa, es posible que algo no vaya bien. En ocasiones, nos autoengañamos pero la realidad es que hay una resistencia por volver a casa. 
 
– ¿La relación te suma o te resta?
 
Si nos paramos a pensar si la relación que tenemos es la que queremos, lograremos tener una perspectiva clara de lo que realmente deseamos. Es importante ser muy realistas con nuestra relación, como decíamos antes, no excusar determinadas situaciones o actitudes que no nos gustan.
 
Si queremos otra cosa, si deseamos tener otro tipo de relación, simplemente quizás no estamos con la persona adecuada.
 
– ¿Emocionalmente sientes lo mismo que antes o ahora es más parecido al cariño?
 
Hemos notado que no sentimos lo mismo por esa persona, ya no la echamos de menos ni queremos compartir cosas que antes sí queríamos. También entonces es mejor dejar las cosas claras y, sobre todo, ser sincero con la otra persona, a lo mejor nuestra pareja sí está enamorada de nosotros y estirar la relación porque sí es dañar a la otra persona.
 
– ¿Falla la comunicación?
 
Si esa mala comunicación persiste a lo largo del tiempo, si persisten las discusiones, si una parte de la pareja no se siente escuchada o se siente inferior al otro,…puede que no estemos con la persona adecuada.
 
– ¿La vida sexual es inexistente?
 
Si el sexo falta, algo importante falla en la relación. Cuando miras a tu pareja más como un compañero de piso que como un amante o notas que ésta ya no te mira con el deseo que te miraba antes, ahí está más que claro: la relación no va bien, de hecho, no va nada bien. Sin embargo, cuando hablamos de sexualidad no sólo nos estamos refiriendo al momento cama sino que también hablamos de complicidad, de miradas, de cariño, de detalles.
 
– ¿Ya no te apetece hacer planes con esa persona como antes?
 
Cuando uno de los dos quiere dar un paso adelante en la relación y la otra persona no, la continuidad de la relación está en peligro. Por ejemplo, cuando uno de los dos quiere irse a vivir con el otro, casarse, tener hijos etc.

Y tú, ¿tienes dudas en tu relación? Cuéntanos como te sientes y comparte tu situación actual.

Hasta la próxima semana!!!

 
 
 
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *