¿Mi hijo/a es adicto al móvil, tablet o videojuegos?

Son vacaciones y aumenta el tiempo libre de los pequeños de la casa, además, nuestra sociedad ha cambiado y el acceso a Internet 24 horas
al día y el tener a mano multitud de aparatos tecnológicos de última generación
está desencadenando una de las amenazas tecnológicas que más preocupa a los
especialistas y a los padres de los adolescentes y, no tan adolescentes, por
que cada vez los niños empiezan antes a ser usuarios de las tecnologías.

Aproximadamente el 3% de los jóvenes mayores de 18 años son
adictos a las nuevas tecnología, y el 8.1% está en riesgo de serlo. Estos valores nos demuestran que estamos ante un
problema que va aumentando cada día, y que puede acabar afectando a
la evolución y a la salud mental de nuestros hijos, generando una gran demanda
sanitaria.
Síntomas de la adicción a las TIC
Estos son algunos de los síntomas que nos pueden llevar a
mantenernos alerta y hacernos sospechar que nuestro hijo presenta un problema
de adicción a las nuevas tecnologías, aunque como adicción propiamente dicha
sólo un psiquiatra o psicólogo puede determinarlo.
– Dificultades para dormir y conciliar el sueño
– Reacciona con enfado y rabietas cuando apagamos la consola,
ipad, móvil, etc
– Cuando no le permitimos tener su cantidad diaria de
tecnología presenta estados de ansiedad incluso se pone agresivo.
– Nuestro hijo prefiere estar todo el día pegado a la
“maquina” que realizar otro tipo de actividades que antes le gustaban.
– Observamos que tiene menos comunicación con nosotros
– Ha disminuido su rendimiento académico
– Pasa más de 3-4 horas usando aparatos tecnológicos
¿Qué podemos hacer como padres?
Si detectamos que nuestro hijo presenta un problema de uso excesivo
de las nuevas tecnologías podemos empezar a paliarlo realizando algunas
actividades alternativas:

– Proponle actividades que le interesen que le alejen de las
pantallas, actividades sociales con otros niños o jóvenes de su edad,
practicar algún deporte u otras actividades al aire libre.

– Establece límites y normas respecto a las nuevas
tecnologías, marca un tiempo máximo de uso.

– Infórmale sobre el tema y los riesgos, puede ser
interesante que consultemos con un especialista si tenemos dudas de cómo hacerlo.

– Marca prioridades y responsabilidades respecto a sus
actividades diarias.

– Como primera medida, prohibirle el uso total no es
aconsejable, no obstante, déjate guiar por un experto, ya que cada caso es
único.

¿Crees que tu hijo/a puede tener este problema?

No dudes en consultar con un especialista, no tardes más en poner solución!

Hasta el próximo día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *