5 pasos para manejar tus celos

¿Espías a tu pareja? ¿Controlas su móvil? ¿Revisas sus pertenencias? ¿Cuál es tu reacción cuando lo ves hablando con alguna amiga?

Es muy probable que como pareja tengas un pequeño rincón reservado para los celos, o lo que es lo mismo, que en alguna ocasión sientas esa respuesta emocional que das, en ocasiones sin motivo,  cuando tienes miedo de perder a tu pareja.
 
Es lógico sentir cierto grado de celos, incluso te podría decir que es positivo, ya que demuestra qué esa persona te importa y estás enamorada, pero siempre sin excederse, ya que si los celos te invaden y llegas a perder el control produciéndote un elevado malestar puede convertirse en un problema patológico.
 
Tienes que tener claro que el ser humano es celoso por naturaleza, aunque si que es cierto que hay personas que son más celosas que otras. Si eres más débil emocionalmente y florecen los celos es muy posible que acabes presa de ellos y te impidan controlar  la ansiedad y el malestar que te producen. Esto interferirá en tu relación de pareja y la empeorará creando conflictos.

El problema de celotipia no se encuentra en el hecho de sentirte celoso, sino en la intensidad de esos celos que sientes, de su frecuencia, de si tienes o no justificación para sentirlos y en la manera que repercuten en tu conducta y en tu vida diaria. Si los celos son  extremos deberás considerar la posibilidad de buscar ayuda profesional con un psicólogo, pero si tus celos no han llegado a un estado patológico puedes seguir algunos pasos que te pueden ayudar a regular ese estado emocional y retomar el bienestar de tu pareja de manera satisfactoria.
 

5 pasos que te ayudarán a ser más objetivo

 
Cuando te invada un pensamiento celoso puedes seguir estas pequeñas pautas para controlarte y no actuar de manera impulsiva.
 
1.- Escribe en una hoja el pensamiento que te está provocando que sientas celos, por ejemplo “Si no me contesta al móvil es que está con otra”.
 
2.- Busca una explicación alternativa a este pensamiento. Esta explicación tiene que ser lógica y coherente en él, por ejemplo “ Se está duchando y no puede contestarme”, “Está trabajando”, “Estará conduciendo”…
3.- Ten ese papel en la mano la próxima vez que te encuentres en la misma situación disparadora de celos, en el caso de nuestro ejemplo la próxima vez que le llames.
 
4.- Cuando finalmente te encuentres con él, repítete a ti mismo/a los pensamientos alternativos que habías encontrado.
 
5.- Realiza este paso de repetirte los pensamientos alternativos cada vez que te vuelvas a encontrar en una situación similar. Esto hará que vaya desapareciendo tu sensación de desconfianza.
Y tú… ¿Cómo controlas los celos?
 
Hasta el próximo día!!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *