5 Claves para afrontar una discusión familiar

El verano trae consigo, en algunas familias, compartir el apartamento, el chalet, etc y esto lleva a la convivencia con los abuelos o hermanos y sus familias. En estos entornos, los enfados dentro de la familia son normales, ya que, es algo que pasa en las mejores familias. Pero los problemas graves, que permanecen durante años no tienen espacio en hogares en los que sus miembros se aprecian y se ayudan entre sí.
 
Es probable que te hayas visto metido/a en una temporada dónde las «broncas» familiares estén a la orden del día. Este tipo de problemas dentro de tu familia son normales en algunas etapas de la vida, por eso, tienes que aprender a sobrellevar estos conflictos de la manera más saludable posible.

Tipos de discusiones familiares

Puedes verte envuelta en muchos tipos de discusiones familiares. Por un lado, puedes encontrar las  que se producen cuando los miembros de tu familia ya son adultos, como es el caso de una herencia, problemas de comunicación entre hermanos u otro tipo de problemas donde los distanciamientos entre los distintos familiares y las distintas formas de ver las cosas en la vida se hacen más patentes.
 
También puedes encontrar discusiones en el propio núcleo de tu familia por un problema con tu pareja o por discusiones de tus padres. Estos problemas son muy delicados y debes buscar una solución lo antes posible para que no acaben destruyendo la relación. Estos conflictos pueden tener muchas consecuencias negativas y desgraciadamente son muy habituales.
 
Por otro lado, pueden producirse a tu alrededor problemas con tus hermanos o hijos, sobre todo, en determinadas edades como es la etapa crítica de la adolescencia. En la adolescencia tus hermanos u hijos cambian por completo su carácter, necesidades, forma de comunicarse, etc, y todo esto puede alterar significativamente el orden normal de tu casa.

5 Cosas que tienes que tener claras ante las discusiones

– Los desencuentros en la familia son completamente normales y habituales, ten claro que tu familia no es peor por tenerlas.
 
– Tienes que entender y utilizar los resultados de la discusión de manera beneficiosa para tu crecimiento personal y la mejora de tu familia.
– Ten cuidado con las discusiones “injustas”  y sus consecuencias, ya que pueden afectar en muchos aspectos a la dinámica de tu familia y ser perjudicial.
 
– Si estas enfadada/o, intenta mantener la calma. Si te encuentras a punto de perder los papeles, vete a tu cuarto, sal a dar un paseo, o date una ducha. Cuando te encuentres más relajada/o, habla con tu familiar y dile lo que te ha molestado.
 
No te muestres agresiva/o. Aunque estés muy enfadada/o nunca debes empujar, pegar o herir a nadie y menos a alguien de tu propia sangre. Puedes hacerle mucho daño y harás que tu discusión empeore.
 
¿Has tenido en alguna ocasión alguna discusión con tu familia? ¿Has conseguido que finalmente las cosas lleguen a buen puerto?
 
Cuéntanos tu testimonio, puedes ayudar a otras personas que están pasando por una situación parecida. 
 
Hasta la próxima semana!
2 comentarios
  1. Que aconsejaría a una hija que discute con su madre por ver que hace las cosas mal con su padre y que le esta amargando la vida? Se que es problema de ellos pero me niego a seguir teniendo relaccion haciendo lo que hace. Es vergonzoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *