Peritajes Psicológicos

El peritaje psicológico es una evaluación psicológica forense que sirve como medio de prueba para acreditar o desvirtuar un fenómeno jurídico en el está involucrado directa o indirectamente el evaluado. Consiste en un proceso que incluye distintas fases, empezando por estudiar el caso y el expediente, seguido de una exhaustiva evaluación centrada en el objetivo del peritaje, la elaboración del informe pericial y, en caso de ser necesario, la asistencia y ratificación del mismo ante un tribunal. 

 

Las áreas de actuación como perito psicológico son:

 

Derecho Civil – familiar

  • Derecho de familia: guarda y custodia, patria potestad, etc.

  • Incapacitaciones totales o parciales civiles.

  • Sucesiones y herencias: capacidades testamentarias.

 

Derecho Laboral

  • Incapacitación e invalidez laboral.

  • Acoso psicológico en el contexto laboral, “Mobbing”.

 

Derecho Penal

  • Evaluación psicológica de la imputabilidad e inimputabilidad de los acusados: psicopatología forense, drogadicción, alteración de la capacidad intelectual.

  • Evaluación secuelas psicológicas de las víctimas: secuelas psicosociales y secuelas neuropsicológicas.

  • Valoración psicológica del maltrato físico, psíquico y el abuso sexual en menores.

  • Acoso psicológico en contexto escolar, “Bullying”.

  • Evaluación de los testigos: exactitud y credibilidad del testimonio, factores perceptivos y memorísticos.

  • Asesoramiento psicológico forense a abogados y selección de jurados.

  • Predicción de comportamiento violento.

 

Derecho Contencioso – Administrativo

  • Minusvalías no contributivas.

  • Evaluaciones psicológicas en sistemas de valoración y/o calificación de procesos de selección o ascenso de personal que realizan las administraciones públicas.

  • Reclamaciones en incapacidades laborales o concesiones de pensiones de funcionarios de administraciones.